Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Qué es y porqué se produce el flato?

20090821222438-noya-flato.jpg

El flato es un dolor abdominal incómodo que todo el mundo ha sufrido alguna vez y que surge en ocasiones al realizar ejercicio físico pero que todavía no se sabe con certeza a qué se debe. En algunas regiones de latinoamérica se le conoce como "dolor de caballo."

Se suele usar el falso mito de que son gases (de ahí el término flato o flatulencia), pero esa no es la razón. Algo curioso es que con la edad disminuye su aparición.

El dolor se suele situar entre el músculo diafragma, el pecho y el  abdomen. Es curioso que donde más se da este dolor es en las prácticas deportivas que implican carrera, es por eso que muchos autores relacionan el flato con las oscilaciones que se dan en la carrera, habiendo varias teorías:

a.- Una de ellas es que los ligamentos o tendones que unen el estómago con el músculo respiratorio diafragma, tiran hacia abajo debido a las oscilaciones producidas por los movimientos arriba- abajo de la carrera (produciendo una sobrecarga) y es entonces cuando se produce el dolor.

Esto explicaría que en deportes como ciclismo o natación, donde el estómago no oscila tanto es muy raro que se produzca el flato.

Esta teoría también explicaría que cuando comemos o bebemos mucho, al estar el estómago lleno y pesar más, las oscilaciones al hacer deporte serían mayores y habría más probabilidades de sufrir flato.

b.- Otra teoría es que debido a la regulación del flujo sanguíneo cuando hacemos deporte, gran parte de la sangre se dirige a las músculos implicados en el movimiento y se restringe la sangre en el diafragma, lo que ocasionaría fatiga y dolor.

Es decir, hay un aporte insuficiente de sangre al diafragma que, es el músculo principal de la respiración, lo que implica una subalimentación de O2 lo que provoca una acidosis local elevada, que produce el "dolor de costado".

Según esta teoría, al comer o beber se aumentaría el flujo sanguíneo al estómago y se privaría también al diaframa de recibir la sangre necesaria, con lo cual se fatigaría y daría origen al dolor.

c.- Otra de las últimas teorías explica que al sobrecargar el estómago (cuando está lleno), este rozaría con el peritoneo (una membrana muy sensible que rodea al estómago), que se irritaría provocando dolor.

¿Cómo evitar el flato?

a.- Minimizar las oscilaciones en carrera es una de las opciones más lógicas. Por tanto una buena amortiguación será importante, tanto en el tema del calzado como en la técnica de carrera. Cuesta abajo habrá más oscilaciones, por tanto procuraremos hacer una carrera más suave.

b.- Dejar tiempo para empezar a hacer deporte después de la comida o haber bebido mucho líquido, para que el estómago no tenga mucho peso y esas oscilaciones o la pérdida de riego sanguíneo no afecten al diafragma.

c.- Para evitar el flato es conveniente no comer a menos de 2 ó 3 horas de una sesión de ejercicio y evitar los alimentos con mucho azúcar, grasa y sal. Beber mucho pero a pequeños sorbos, y nunca bebidas con gas.

d.- Cuando estemos corriendo y necesitemos hidratarnos, mejor beber sorbos pequeños y constantes que sorbos grandes, ya que los sorbos grandes son mucho peso de golpe en nuestro estómago.

¿Qué hacer una vez que ha dado el flato?

a.- En el caso de que ya duela, lo mejor es parar la actividad, flexionarse hacia delante y presionar, masajeando la zona dolorosa. También ayuda respirar muy profundamente.

b.- Tensar la musculatura abdominal ayudará a estabilizar las vísceras e impedir que sigan produciéndose oscilaciones.

c.- Presionar con la mano en la zona de dolor y flexionar el tronco ligeramente es un gesto innato que se hace al aparecer el flato. En muchos casos da resultado y a los pocos minutos podemos seguir sin problemas.

d.- Si el dolor es muy fuerte no es recomendable continuar. Parar la actividad es lo más sensato cuando el dolor aparece y se convierte en un suplicio. Total, hay más días para entrenar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris