Facebook Twitter Google +1     Admin

Salidas a los pies del adversario.

20100705220759-a27n2dep-1.jpg

CONCEPTO

Es la acción en la que el portero acorta distancias con respecto al poseedor del balón cuando éste se dirige hacia la portería, con el principal objetivo de reducir la capacidad de acción del adversario y así evitar que pueda conseguir gol.

IMPORTANCIA

Esta situación es posiblemente junto con una buena estirada, la que más fama suele dar a los porteros. Un guardameta que resuelva con maestría el uno contra uno, no tiene precio y si consigue sacar más balones que los que le metan, gozará de la admiración de propios y extraños.

Seguramente todos pensaran que en este tipo de situaciones, lo normal es que se le marque gol al portero, nada más alejado de la realidad, si se utiliza la técnica, la ejecución y la decisión correcta.

En las situaciones del uno contra uno el portero ha de tener mucho cuidado de no cometer falta, ya que irremisiblemente será penalti y la consiguiente expulsión. Por este motivo la ejecución ha de ser perfecta y limpia. Ya que además hay verdaderos profesionales del piscinazo y eso también va en contra nuestro.

CONSIDERACIONES

Estas son sin duda alguna las jugadas más difíciles en cuanto a decisión y acción que debe realizar un portero a lo largo de un partido. Son las acciones en las que se juega el tipo y el crédito lanzándose a los pies de un adversario o abandonando el área en busca de un uno contra uno.

Es muy importante realizar este tipo de acciones con decisión y sin tener miedo a posibles contactos del balón o del contrario.

Un buen portero debe de ser muy agresivo en este tipo de actuaciones, salir sin miedo a cerrar el mayor ángulo posible, pero tampoco atropelladamente, eso solo facilitara la labor del atacante.

Si no lo tenemos muy claro, lo mejor es aguantar de pie, sin caer al suelo, todo lo que podamos, eso creara la duda en el contrario y nos dará la opción de elegir la acción más adecuada a cada caso.

Si el contrario tiene un buen control del balón, lo mejor es aguantar, porque aparte de la duda es posible que esto de tiempo a nuestra defensa a que llegue y se posicione.

 Si se aguanta de pie lo suficiente es posible que el delantero se apresure y falle el tiro. Lo peor que se le puede hacer a un atacante en este caso es no ir al suelo, eso es lo que él espera para regatear al portero y si no es así, no sabrá que hacer.

Claro que aguantar es muy difícil, pero es lo que forzara a que se precipite y falle el tiro por, ya que el ángulo de tiro queda reducido.

MECANISMOS DE EJECUCIÓN

 

Si se trata de un balón conducido por un atacante, saldrá hacia delante de él para cerrar el ángulo de tiro y, de esta manera, tendrá menos superficie a proteger.

Efectuar la salida con rapidez intentando sorprender al contrario y limitando el tiempo que tiene éste para pensar.

Tapar el máximo ángulo de portería posible, cuanto más cerca se esté del balón, menos ángulo tendrá el adversario.

Vista fija en todo momento en el balón y no dejándose distraer por los posibles engaños que pueda utilizar el jugador atacante.

En los últimos metros frenar la carrera y disponerse a actuar, bajando el centro de gravedad mediante la flexión de las rodillas y con los brazos un tanto abiertos.

Aprovechar un momento de distracción del contrario o bien cuando éste tenga el balón más alejado del pie (después de un toque en la conducción), para lanzarse el cuerpo de costado y las manos sobre el balón a fin de detener éste y evitar el choque con el adversario.

Adelantar y utilizar para el impulso la pierna más cercana al balón, extendiendo el cuerpo horizontalmente pegado al suelo (por el costado) y estirando los brazos hacia el balón.

Se esforzará para proteger su cabeza entrándola hacia el pecho.

Una vez en posesión del esférico, lo conducirá rápidamente hacia el cuerpo.

OTROS ASPECTOS A TENER EN CUENTA:

Si el balón sobrepasa a la defensa:

Tenemos que medir bien las distancias que separan al jugador del balón.

Es posible que podamos llegar antes que él al balón, o en el peor de los casos a la vez, con lo cual, llegar al choque y arrebatarle la pelota, eso si con valentía, agresividad y decisión, y por supuesto con fuerza y manos duras. Debe lanzarse pegado al suelo con los brazos por delante y preparado por si intentan elevarle el balón llevar el brazo ligeramente levantado. No es recomendable salir con los pies, siempre que se pueda llegar con las manos. Somos porteros.

Si el rival regatea a la defensa:

Hay que evaluar el control que tiene del balón el atacante y obrar en consecuencia.

1- Si el control es bueno: es preferible aguantar y ganar tiempo por si la defensa puede intervenir.

2- Si el control es malo: nos da tiempo a reaccionar rápidamente e intentar hacernos con el esférico.

3- También es posible que opte por tirar a portería para ello debemos adoptar siempre la postura preparatoria ligeramente agachado esperando el disparo. Es otra opción.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris