Facebook Twitter Google +1     Admin

El juego del portero como iniciador del juego ofensivo (Los saques).

20100922213004-arconada7.jpg

CONSIDERACIONES GENERALES DE LOS SAQUES DEL PORTERO:

Un portero que saque bien desde el suelo, llegue lejos y sea preciso con sus saques a balón parado, constituye una ventaja muy importante para su equipo, si además, usa las dos piernas, ya no se puede pedir más.

Si el portero tiene un buen saque, el entrenador puede adelantar más a su equipo y atacar más arriba. Si por el contrario no tiene un saque potente, estará defendiendo constantemente los errores del guardameta.

Los entrenadores de los equipos de categorías inferiores, tienen que ser un poco permisivos y no quitar la iniciativa del saque a su portero aunque este sea débil, ya que minara su confianza y le costara aprender a sacar.

De nada nos vale poner a otro jugador al saque, para ganar más distancia, esto lo único que hace es animar a los jugadores contrarios a subir más, sabiendo que no estarán en situación de fuera de juego si el balón vuelve rechazado por su defensa o el centro del campo.

Lo que nos va a ocurrir al final es que el portero no tenga motivación para mejorar su técnica. Estaremos toda la temporada haciendo el mismo saque. Esto es válido cuando el portero está lesionado y no puede golpear con fuerza la pelota. Y sobre todo, mucho, mucho, mucho golpeo en los entrenamientos específicos.

El juego ofensivo del portero se inicia cuando éste se apodera del balón y de la manera en la que él distribuya el balón dependerá en gran medida la efectividad y el éxito del juego de ataque del equipo, o cuando menos de la iniciación del mismo.

- Si el portero está continuamente enviando balones fuera del terreno de juego, o bien entregándoselos al equipo contrario, estará quitando valor a todas sus intervenciones.

- Si el portero no es capaz de enviar el balón más allá de la propia mitad del terreno de juego, el equipo estará corriendo el peligro de quedarse encerrado en las inmediaciones de su área.

OBJETIVOS A PERSEGUIR CON LOS SAQUES:

1.- Mantener la posesión del equipo.

2.- Debes ser capaz de entregar el balón en ventaja hacia la posición de tus compañeros o hacia las posiciones donde nuestro equipo puede lograr ventaja sobre el equipo contrario.

3.- Entregar siempre el balón en las mejores condiciones; es decir, siempre que sea posible envía el balón adelantado sobre la posición del compañero para que éste no tenga que esperarlo o darse la vuelta para recogerlo. Además cuanto más fácil de controlar sea el balón para el compañero mucho mejor. Por lo tanto, si puedes darle el balón raso será preferible a enviarle un pase con bote o elevado.

4.- Realizar entregas rápidas y con sentido (precisas), para transformar las acciones defensivas en rápidos contraataques.

TIPOS DE SAQUE QUE HABITUALMENTE EFECTÚA UN PORTERO DURANTE EL TRANSCURSO DEL PARTIDO:

A.- LOS SAQUES A BALÓN PARADO:

Los saques a balón parado que deberá realizar a lo largo del partido pueden ser de dos tipos;

- Saques de puerta,

- Saques de faltas o incorrecciones (fueras de juego) cometidas por el equipo contrario.

La potencia del golpeo es importante en este tipo de acciones, pero no hay que olvidar que lo más importante es la precisión, se debe buscar el equilibrio entre ambos factores.

Peculiaridades de los saques a balón parado:

1.- Este tipo de saques deben realizarse con el empeine total para tratar de alcanzar la máxima distancia posible.

2.- La carrera de aproximación debe realizarse mediante 5 ó 6 pasos rápidos, cortos y partiendo de una posición un poco angulada con respecto al balón.

3.- La visión fijada en el balón y el pie de apoyo paralelo un poco retrasado y próximo a la posición de éste.

4.- La posición del cuerpo debe ser ligeramente inclinada hacia atrás para conseguir elevar el balón en el golpeo.

5.- El tobillo debe estar rígido y con los dedos hacia abajo.

6.- La pierna activa (pierna con la que se efectúa el golpeo) acompaña el movimiento en la misma dirección del balón.

B.- LOS SAQUES O ENVÍOS CON EL BALÓN EN JUEGO:

En este apartado consideraremos saque el primer envío que realiza el portero una vez que se ha hecho con la posesión del balón. Dentro de estas acciones podemos diferenciar los saques con el pie y los saques con la mano.

A.- LOS SAQUES CON EL PIE:

Objetivos de los saques con el pie:

-Evitar la presión del equipo contrario en zonas cercanas a nuestra área.

-Intentar que el juego tenga lugar lo más lejos posible de nuestra portería.

-Crear problemas a la espalda de la línea defensiva del equipo contrario.

Dos son las formas más utilizadas para efectuar este tipo de saques: el saque tradicional y el bote pronto.

*Saque tradicional;

Es el saque más habitual entre los porteros y con él se logra una gran distancia y una gran altura.

El portero sujeta el balón con una (mano contraria a la pierna de golpeo) o con ambas manos en el momento de la carrera.

El portero fija la vista en el balón y lo deja caer hasta una altura un poco menor a la de la cadera.

En el momento del golpeo, la pierna de apoyo se encuentra completamente estirada y adelantada a la posición del resto del cuerpo. La pierna de golpeo ha sido flexionada en su movimiento de retroceso y se va estirando progresivamente en su movimiento hacia el balón.

La pierna de golpeo se estira completamente y acompaña el movimiento en la misma dirección que el balón.

*Saque a bote pronto;

Es otro de los estilos utilizados en los saques largos con el pie y la principal diferencia con el anteriormente desarrollado reside en que la trayectoria del balón es generalmente más baja, con lo que no implica tantos problemas para el receptor del balón en su acción de control, sin embargo tiene mayor complejidad para el ejecutor y la precisión puede resultar determinada por un mal bote.

La ejecución es muy similar a la del saque tradicional, la única diferencia es que el portero al soltar el balón de las manos deja que éste bote en el suelo y justo en ese mismo momento es cuando se efectúa el golpeo

Cada día se antoja más fundamental el entrenamiento de este tipo de acciones por parte de los porteros, entrenamiento que debe ir dirigido a la mejora de la precisión de los envíos a diferentes distancias y posiciones del terreno de juego.

B.- LOS SAQUES CON LA MANO:

Objetivos de los saques con la mano:

- Nos permiten efectuar envíos más rápidos y más precisos hacia la posición de nuestros compañeros.

- Entregar rápidamente el balón a algún compañero para organizar el contraataque.

- Entregar el balón al pie de algún jugador de mi equipo para iniciar el juego de ataque manteniendo la posesión.

- Entregar el balón a poca o media altura con la intención de ganar velocidad en la acción.

Métodos o tipos de saques con la mano:

- el saque raso (al estilo del lanzador del bolos).

- el saque a media altura (al estilo del lanzador de disco).

Saque raso con la mano;

Se realiza al estilo del lanzamiento de bolos, la distancia no es muy grande pero supone una gran ventaja para el receptor del balón para el cuál la acción de control carece de complejidad.

Tras hacerse con el balón se sitúa la mano con la que se efectuará el lanzamiento con la palma abierta, por debajo del balón y juntando éste al antebrazo.

Se adelanta la pierna contraria con la rodilla semi-flexionada a la vez que se va estirando el brazo con balón en su movimiento de retroceso (hasta ponerlo en una posición paralela al suelo) es importante envolver bien el balón con la mano y el antebrazo para evitar que se pueda caer, o que en ese movimiento de retroceso pueda caernos hacia atrás y dirigirse a nuestra propia portería.

Se inicia un movimiento semicircular del brazo hacia delante a la vez que se va flexionando la pierna retrasada hasta casi tocar el suelo con la rodilla.

El balón se lanza una vez que se encuentra debajo de la posición del hombro (movimiento de la muñeca de atrás hacia delante), y el brazo lanzador acompaña el movimiento en la misma dirección en la que se envió éste, flexionando el codo hasta casi tocar el hombro.

Saque con la mano a media altura;

Se realiza de forma similar a los lanzadores de disco, se consigue una mayor distancia (hay porteros que incluso sobrepasan el centro del campo) y es bastante preciso.

El balón se sujeta envolviéndolo entre la palma de la mano abierta (situada en el lateral exterior del balón) y el antebrazo.

Se abren y separan bien las piernas (la pierna adelantada será la pierna contraria al brazo que sujeta el balón) al mismo tiempo que se inicia un movimiento semicircular de retroceso con el brazo que realizará el lanzamiento, en el cual debemos cuidarnos especialmente de agarrar bien el balón para que no se caiga hacia nuestra portería.

La vista debe estar siempre puesta en la posición del receptor al que enviaremos el balón, realizando un movimiento rápido semicircular pero esta vez hacia delante, que será acompañado por el giro del tronco.

El brazo que ha ejecutado el lanzamiento acompañará el movimiento del balón con la flexión del codo y como si fuera a rodear el tronco

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris