Facebook Twitter Google +1     Admin

Técnica colectiva: El pase (2).

20110126214756-pase-interior.gif

Relacionaremos a continuación los distintos mecanismos de ejecución posibles en cuanto a las diferentes tipos de pase y su superficie de contacto correspondiente:

a.- Pase corto:

La superficie de contacto adecuada a este tipo de pases es el INTERIOR DEL PIE, si bien como recurso puede utilizarse el exterior del pie. 

Este tipo de pase es fundamental independientemente de la zona del campo en que se encuentre el jugador: 

- Pases cortos en basculación defensiva.

- Pases cortos para mantener la posesión del balón en el medio campo

- Pase corto en una pared ofensiva al borde del área.

Proceso de ejecución para un buen pase corto:

1.- Atacar el balón con coordinación y velocidad controlada en la dirección de la recta que forman el balón y el objetivo del pase.

2.- Abrir bien la cadera para ofrecer al balón la máxima superficie de contacto del interior del pie.

3.- Pierna de apoyo un poco flexionada a la altura del balón y aproximadamente a un palmo de distancia del mismo, y mirando al objetivo.

4.- Mantener un buen equilibrio.

5.- Contacto seco de golpeo en la zona media del balón.

6.- Golpear el balón, no empujarlo.

7.- Cuerpo casi en vertical y pie tenso.

8.- Dejar que la pierna de golpeo siga la dirección del balón.

9.- Acompañar la jugada hacia el objetivo, y no permanecer “contemplando” la resolución del pase.

b.- Pase medio:

La superficie de contacto adecuada para este golpeo es el EMPEINE INTERIOR DEL PIE.

Este tipo de pase es más específico, y se utiliza en diversas situaciones:

- Pase de un lateral a la caída de un punta en banda.

- Centro desde una banda.

Proceso de ejecución para un buen pase medio:

1.- Atacar el balón con coordinación y velocidad controlada en dirección recta o ligeramente ladeada hacia la pierna de apoyo.

2.- Pierna de apoyo ligeramente flexionada y un poco retrasada con respecto a la altura del balón, a unos dos palmos de distancia del mismo, el pie de golpeo mirando al objetivo, y el cuerpo echado hacia atrás.

3.- Contacto seco en la zona baja del balón, y más o menos en el lateral dependiendo del destino que quiera darse al pase.

4.- Golpeo con potencia controlada en base a la distancia del envío pretendido.

5.- Pie relajado en el momento del golpeo.

6.- La pierna de golpeo acompaña el movimiento.

7.- Los brazos equilibran al cuerpo y se produce una ligera torsión de cadera hacia la pierna de golpeo.

c.- Pase largo:

La superficie de contacto adecuada para este tipo de golpeo suele ser el EMPEINE TOTAL, aunque también puede usarse el empeine interior si se implementa una fuerte potencia de golpeo.

Este tipo de pase se utiliza menos debido a la dificultad de su correcta  precisión, a pesar de lo cuál su espectacularidad es enorme:

- Pase largo diagonal al desmarque de un compañero.

- Pase largo para contraataque tras recuperar el balón en medio campo.

- Pase largo para realizar un cambio de orientación y ganar la espalda a la defensa contraria.

 Proceso de ejecución para un buen pase largo:

1.- Atacar el balón con coordinación y velocidad controlada en la dirección de la recta que forman el balón y el objetivo (o destino del pase), o bien en dirección ligeramente ladeada hacia la pierna de apoyo para un mejor recorrido de palanca de la pierna de golpeo.

2.- Pierna de apoyo ligeramente flexionada y un poco retrasada con respecto a la altura del balón, aproximadamente a un palmo de distancia del mismo, el pie de golpeo mirando al objetivo, y el cuerpo echado hacia atrás.

3.- Golpeo seco en la zona media-baja del balón.

4.- Presentar el frontal del empeine con el pie estirado y tenso.

5.- La pierna de golpeo acompaña el movimiento.

6.- Los brazos equilibran al cuerpo y se produce una ligera torsión de cadera hacia la pierna de golpeo.

Los diversos mecanismos de ejecución enunciados pueden sufrir variaciones debido a las necesidades que determinan las circunstancias del juego, tales como la presión de rival, la intención de engañar al rival, la superficie del terreno de juego, la búsqueda de curvas o efectos etc., lo cual hará que debamos suprimir algunos de los pasos que hemos establecido para una perfecta ejecución de los golpeos.

Así mismo, podemos hacer uso de otras superficies de contacto como recurso para ejecutar pases en determinadas circunstancias puntuales, como el talón o tacón, la planta del pie, la puntera, el pecho, la cabeza, la rodilla, el muslo y el hombro.

Es fundamental entrenar los golpeos y pases con las dos piernas, lo cual nos dará el doble de recursos para enfrentarnos a las circunstancias de juego y nos hará ganar en velocidad y eficacia al no tener que perder tiempo en cambiarnos el balón a nuestra pierna “buena”.

Artículo extraído de la web campusdeportivo.com

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris