Facebook Twitter Google +1     Admin

Técnica colectiva: El pase (1).

20141002193916-3.-el-pase-1.jpg

 

CONCEPTO

El pase es la acción técnica que permite relacionarse a dos o más jugadores de un mismo equipo mediante la transmisión del balón por medio de un golpeo.

Constituye la base del juego colectivo de un equipo pues es el elemento inicial de cada combinación, y su buena consecución permite mantener la posesión del balón, por medio de la cual se logra el dominio del juego,  para permitirnos llegar al objetivo previsto en el menor tiempo posible. 

Los dos aspectos más importantes del pase son la "precisión" (para dotar de seguridad al juego) y la "fuerza" (para imprimir velocidad al balón).

El pase debe estar interrelacionado tácticamente (con el desmarque de los compañeros y los cambios de orientación), tecnicamente (con el regate y el control), fisicamente (con la flexibilidad y la resistencia) y psicologicamente (con la atención y la creatividad).

CONSIDERACIONES  

El pase debe ser preciso en cuanto a su potencia y dirección, con el fin de que el jugador que lo recibe pueda controlarlo o jugarlo directamente.

El pase debe realizarse en el momento oportuno y adecuarse al movimiento del compañero.

El ejecutor del pase ha de tener en cuenta el balón, la posición de compañeros y adversarios, el estado del terreno de juego, las condiciones atmosféricas, y la zona del campo en la que se encuentran él mismo y el posible receptor.

El pase reduce la fatiga si lo comparamos con otras acciones técnicas como la conducción o el regate, evita lesiones, facilita la progresión en el juego, y aclara situaciones confusas.

El pase es generalmente más rápido que la carrera del jugador.

Los pases deben ser variados y en función de las exigencias de las situaciones de juego.

El receptor del pase debe conocer las posibilidades de utilización del balón antes que éste le sea enviado.

La utilización de pases en sentido contrario sorprende al adversario (por ejemplo, carrera hacia la izquierda y pase hacia la derecha).

Los pases por detrás de la defensa adversaria (buscar la espalda al defensor) son particularmente peligrosos y deberan ser empleados al máximo.

Conviene siempre enviar el pase delante del compañero y en el sentido de su carrera.

El pase largo es el mejor medio para lanzar un contaataque siempre que el receptor no quede aislado y el pase corto es el medio más simple de dominar el juego.

El pase diagonal permite la apertura de la defensa adversaria, los pases laterales permiten utilizar todo el ancho del terreno y los pases en profundidad permiten rapidamente atravesar la zona de construcción y penetrar en la defensa contraria.

Con los pases largos transversales se puede efectuar decisivos cambios de orientación, el pase hacia atrás puede ayudar a conservar el balón y los centros provenientes de las alas constituyen siempre un peligro para la meta adversaria.

TIPOS DE PASE  

a.- Según la distancia: corto,  medio y largo.

b.- Según la altura: alto, a media altura y raso.

c.- Según la trayectòria: con o sin efecto para salvar obstáculos. 

d.- Según la dirección que se imprima al balón: diagonal, horizontal (muy peligrosos), hacia adelante y hacia atras.

e.- Según la superficie de contacto: pie (interior, exterior, empeines, puntera, talón y planta), muslo, tronco, cabeza y las manos (el portero).

ERRORES MAS FRECUENTES EN RELACIÓN AL PASE:  

1.- No alternar pases cortos con pases largos (no llevar a cabo una alternancia entre pases cortos y largos provoca que el juego del equipo se vuelva monótono y previsible).

2.- Realizar la conducción cuando el pase es posible.

3.- Pases ante la portería adversaria estando en situación de tiro.

4.- No buscar un buen sentido de la oportunidad en su realización, ni una buena dirección y velocidad en relación con el compañero (pasar el balón adelante del compañero aprovechando su carrera).  

5.- La abundancia de pases horizontales con resultado adverso (incidir en exceso en los pases horizontales supone el riesgo de pérdida de balón y genera una escasez de profundidad).

6.- Pases delante de la propia portería con adversario próximo.

7.- Realizar pases sin la precisión y potencia que requieren los movimientos de los compañeros.

8.- No dar al balón la potencia de golpeo adecuada limitándose a empujarlo, perdiendo velocidad en el juego.

9.- No abrir la cadera lo suficiente para presentar con plenitud la superficie de contacto elegida.

10.- Pasar el balón para quitárselo de encima evitando responsabilidades, sin pensar en los resultados de la segunda acción ni en la presión a la que podemos someter a los compañeros receptores.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris