Facebook Twitter Google +1     Admin

Orientaciones pedagógico-didácticas para los entrenadores (2).

20110930210802-im1.jpg

E.- AYUDAR A LA PERCEPCIÓN DE LA ENSEÑANZA EN RELACIÓN MUTUA CON LOS DIVERSOS FUNDAMENTOS

La versatilidad de las aplicaciones en el juego de los distintos fundamentos aprendidos depende en gran medida del grado en que los jugadores sepan relacionar unos principios aprendidos con otros.

Orientaciones hacia el entrenamiento:

- Favorecer que los niños establezcan una red interrelacionar entre todos los fundamentos aprendidos. Ejemplo: no enseñar el ataque organizado de manera aislada sino relacionado con los conceptos de repliegue y cobertura entre las líneas del equipo. Otro ejemplo: enseñar el concepto y la forma del marcaje relacionado con el desmarque, cobertura, vigilancia defensiva y temporización.

- Aplicar estrategias que faciliten el aprendizaje y la interrelación entre los fundamentos con ilustraciones o dibujos claros y sencillos en las explicaciones.

- Debemos de ser capaces de transmitir contenidos de entrenamiento, de tal forma que los jugadores sean a su vez capaces de relacionarlos dentro de la estructura global del juego.

Ejemplo: Podrían sernos de utilidad tareas complementarias, entrelazadas,… en las que trabajemos conceptos contrapuestos, conceptos que se suman,… Si utilizamos una tarea de 4 contra 2 atravesando una línea para el trabajo de la circulación de balón de la línea defensiva la enlazamos con la idea de buscar situaciones de 2 contra 1 para progresar y con la de repliegue si hay robo de balón y contraataque a nuestra portería.

F.- INCITAR AL JUGADOR  A LA REFLEXIÓN AYUDÁNDOLES A RESOLVER LOS PROBLEMAS QUE LES APAREZCAN

Para que el aprendizaje de estos fundamentos sea económico y eficaz debe de ofrecerse al jugador la posibilidad de poder reflexionar sobres estos aprendizajes. Es necesario plantear situaciones y tareas problemáticas para que ellos mismos intenten sacar sus propias conclusiones y después soluciones. Para que el aprendizaje sea efectivo se han de dar respuestas propias a problemas que se presentan en las diversas situaciones del juego.

Orientaciones hacia el entrenamiento:

- Favorecer que los jugadores pongan en común entre si los diferentes problemas planteados en los entrenamientos para promover la aparición de conflictos que una vez superados les permitirán al acceso a un nivel superior de conocimiento.

- Podemos plantear situaciones problema en la que los propios jugadores reflexionen y decidan su modo de acción fundamentándose en lo aprendido. Nosotros sugeriremos, reforzaremos y trataremos de orientar.

Ejemplo: Si planteamos una tarea de “línea imaginaria” en la que el equipo no poseedor del balón tenga que defender por delante de ésta y sólo pueda entrar si el balón pasa (en posesión del balón puedes jugar en tu zona trasera a la línea), los jugadores tendrán que ir viendo cuál puede ser la estrategia a aplicar para conseguir el objetivo para esa tarea con esas reglas. No les diremos cuáles son las herramientas que deben utilizar.

G.- BASAR LOS EJERCICIOS EN SITUACIONES REALES QUE PERMITAN DAR SOLUCIONES Y FOMENTAR LA COOPERACIÓN PARA SU RESOLUCIÓN

El aprendizaje cooperativo aumenta la aparición de soluciones alternativas y aleatorias así como la ayuda mutua, la mejora de interrelaciones sociales, la motivación, es decir, la creación de un buen clima de grupo (el equipo tiene que vivir de la amistad; que el punta no haga una presión por obligación, sino para cuidar la espalda a un amigo).

Orientaciones hacia el entrenamiento:

- Situaciones en los ejercicios de los entrenamientos que exijan a los niños enfrentarse a problemas solucionables.

- Que los niños tomen decisiones propias para solventar estos problemas planteados en los ejercicios.

- Debemos fomentar el aprendizaje cooperativo en el que la acción final es una suma coordinada de acciones y esfuerzos, en busca de un objetivo común.

- Fomentaremos el “sentido colectivo de las acciones”, el desarrollo de la inteligencia motriz así como la creatividad tanto individual como grupal.

H.- TRANSFERIR A LOS NIÑOS EL AUTOCONTROL DEL APRENDIZAJE

Supone una conclusión en la aplicación de todos los anteriores.

El objetivo final perseguido durante el proceso de aprendizaje de los fundamentos es que los niños consigan ser lo más autónomos posibles para un autocontrol durante todas las etapas del proceso.

Deben tener conocimiento real de lo que aprenden para tener a su vez un conocimiento objetivo de lo que saben y de lo que son capaces. Esto posibilitará y asegurará “experiencias de éxito y fracaso controladas”. Los jugadores serán capaces de evaluar sus propias actuaciones en base a lo que son capaces de hacer y de lo que realmente han hecho tanto a nivel individual como grupal.

Ejemplo: De esta forma, comentarios del tipo “vaya ridículo hemos hecho”, “hemos hecho un partidazo” podrán ser sustituidos por “no hemos ofrecido líneas de pase al jugador con balón y hemos perdido muy rápido la posesión, mientras que ellos se ofrecían continuamente y nos costaba robar el balón pues nos pillaban desorganizados”,… “hemos circulado muy rápido el balón y hemos conseguido situaciones de 2 contra 1 en banda desde donde hemos desbordado a los laterales y… etc.”.

Texto extraido de la web Kirolgela (diseño de entrenamientos de fútbol) del Servicio de Deportes de la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris