Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Qué són las articulaciones y sus tipos? (2).

20120209205022-arti.png

CLASIFICACIÓN DE LAS ARTICULACIONES POR SU FUNCIÓN (FISIOLÓGICAMENTE):

Las articulaciones también pueden ser clasificadas funcionalmente, según el grado de movilidad que permitan realizar, el grado de unión de los huesos y la amplitud de movimientos de que gozan, en tres tipos de articulaciones:

A.- SINARTROSIS O ARTICULACIONES INMÓVILES

En estas articulaciones los huesos que se articulan encajan íntimamente y se mantienen unidos por el mismo crecimiento del hueso o por tejido fibroso.

Este tipo de articulaciones son articulaciones rígidas que no poseen movilidad como las que unen los huesos del cráneo o que permiten movimientos muy limitados como la unión distal entre cúbito y radio ya que no presentan ni cápsula sinovial ni cavidad articular.

Aunque la mayoría son fijas, algunas poseen movimientos muy leves. Podemos encontrar ejemplos de este tipo de articulación en los huesos del cráneo, y entre la tibia y el peroné, ya que tienen lugar entre huesos cuya función principal es de soporte o de protección, y muchas veces sirve de origen y punto de soporte de músculos y ligamentos.

Se subdividen a su vez en diversos tipos:

a.- sincondrosis: el tejido que sirve de unión en la articulación es cartilaginoso, como en las articulaciones esfeno-occipital, petrostiloidea y vómero-etmoidal y la unión diáfisis-epífisis de un hueso largo.

Sincondrosis (del griego syn, “juntos”, y chondros, “cartílago”), (juntura cartilaginosa), estas articulaciones se encuentran en lugares en los que existen originalmente centros de osificación separados, aunque adyacentes, dentro de una masa continua de cartílago hialino.

A medida que progresa la osificación invade la masa del cartílago con crecimiento activo que ocupa el intervalo comprendido entre ambas superficies óseas. Así, una sincondrosis consiste en dos frentes de osificación íntimamente unidos por un cartílago de crecimiento (o hialino) especializado. Algunos ejemplos pueden ser el esternón, el cuerpo del temporal, etc.

Estos huesos están unidos entre sí mediante grandes segmentos de cartílago que se denominan cartílagos costales.

La articulación es temporal, debido a que el cartílago hialino será reemplazado por hueso cuando el crecimiento se detenga, en ese momento la articulación se transforma en sinóstosis, es decir, pasará a ser una articulación fija.

b.- sinostosis: fusión de dos huesos al osificarse el tejido conjuntivo que los une.

c.- sinfibrosis: en las superficies óseas que no se mueven encontramos tejido conjuntivo, por lo tanto,  el tejido que sirve de unión en la articulación es fibroso.

Las suturas óseas llegan a soldarse entre si, se limitan al cráneo y aparecen donde los márgenes o las superficies más amplias de los huesos están separadas sólo por tejido conjuntivo, el ligamento o la membrana sutural. Los ligamentos suturales exhiben regiones de diferenciación participantes en el crecimiento y la unión de superficies óseas opuestas.

La forma del borde de unión de la articulación permite subdividir este tipo en cinco:

- sutura escamosa: Cortes biselados que nos recuerdan la superposición de escamas. Un ejemplo es la sutura témporoparietal.

- sutura dentada: Bordes dentados o serrados (como engranajes), como se observa en los huesos del cráneo. Por ejemplo la sutura sagital

- sutura armónica: Dos bordes óseos rugosos se unen sin más, como se observan en las articulaciones naso-nasal, naso-maxilar y ungui-maxilar.

- Gónfosis: Inserción del diente en el hueso maxilar superior e inferior. La raíz del diente se inserta en los alveolos.

- Esquindilesis: Sutura especializada en la que un hueso encaja en el surco de un elemento vecino (una superficie con forma de cresta se articula con una ranura). La hendidura entre las alas del vómer que reciben la cresta del esfenoides es una articulación única en el cuerpo.

B.- ANFIARTROSIS O ARTICULACIONES SEMIMÓVILES

Las anfiartrosis son articulaciones de movilidad limitada en las que entre las dos superficies articulares se encuentra un tejido fibrocartilaginoso que las une.

La sínfisis (del griego “crecer juntos”), (unión por cartílago fibroso) es una anfiartrosis, donde la unión entre los huesos se realiza mediante una lámina de tejido fibrocartilaginoso, a veces, éste se separa por láminas de tejido hialino (cuerpos vertebrales, sínfisis del pubis) que le permite una leve movilidad. Estas articulaciones son permanentes. En los casos en que varias sínfisis actúan de manera conjunta proveen de absorción de fuerzas de choque, flexibilidad y fuerza. Las sínfisis están localizadas en la línea media del cuerpo.

Este tipo de articulaciones se mantienen unidas por un cartílago elástico y presentan una movilidad escasa, como la unión de los huesos del pubis (la sínfisis del pubis), que durante el parto realiza un movimiento muy amplio, la articulación que existe entre los cuerpos de las  vértebras adyacentes y la unión entre mango y cuerpo del esternón.

Podemos diferenciar dos tipos:

a.- Anfiartrosis verdaderas: Las superficies articulares se encuentran recubiertas por finos discos de cartílago hialino, disco fibroso o cartilaginoso y ligamentos periféricos. Incluyen las articulaciones de los cuerpos vertebrales, la sacro-coccígea y la sacro-vertebral.

b.- Diartroanfiartrosis: subtipo de articulación cuyas características le colocan entre las diartrosis y las anfiartrosis debido a su posibilidad de presentar una cavidad articular dentro del ligamento interóseo, como la articulación del pubis, la sacroilíaca y la esternal superior.

C- DIARTROSIS O ARTICULACIONES MÓVILES:

El término diartrosis procede del griego día, separación, y arthron, articulación. Son las más numerosas en el esqueleto. Se caracterizan por la diversidad y amplitud de los movimientos que permiten a los huesos. Se encuentran generalmente entre los huesos largos: rodilla, codo, etc.

Tienen también la estructura más completa, donde podemos distinguir los siguientes elementos estructurales: cartilago articular o de revestimiento en ambas partes de la articulación, cápsula articular (cavidad articular que impide la unión directa entre los huesos que se articulan), ligamentos, membrana sinovial, líquido sinovial (que es una sustancia lubricante), rodetes o discos y meniscos.

Un ejemplo típico de diartrosis es la articulación glenohumeral, la articulación que une el húmero con la escápula. En el contorno de la cavidad glenoidea se halla el rodete marginal o rodete glenoideo. Las dos superficies articulares están unidas por la cápsula que se fija alrededor de la cavidad glenoidea de la escápula y del cuello anatómico del húmero. La cápsula está reforzada exteriormente por ligamentos extracapsulares e interiormente está tapizada por la sinovial. Son las más móviles y frágiles ya que son menos resistentes y más recubiertas.

Desde un punto de vista teórico, todas las articulaciones móviles del cuerpo humano podrían realizar un total de 6 movimientos sobre los tres ejes del espacio: tres translaciones (una en cada eje) y tres rotaciones (cada una sobre cada eje) dando lugar a articulaciones con seis grados de libertad de movimiento, pero su diseño anatómico, en especial la forma de sus superficies articulares y la existencia de potentes ligamentos que bloquen el movimiento articular, van a limitar varios de estos seis grados de libertad.

Según su diseño anatómico y el movimiento que realizan sobre los tres planos anatómicos de referencia, las diartrosis han sido divididas, de forma clásica, en seis grandes grupos:

a.- Enartrosis: Las superficies articulares que intervienen son esféricas o casi esféricas, una cóncava y una convexa. Realizan todos los movimientos posibles en el espacio (articulación multiaxial), ya que posee movimiento sobre los tres ejes del espacio y, un ejemplo de este tipo de articulación lo constituyen la unión escapulo-humeral y la articulación coxo-femoral.

b.- Condilartrosis: La condilartrosis, denominada mecánicamente articulación elipsoidal, está constituida por la unión de una superficie condílea (ovoidea) que se sitúa o encaja en una cavidad elipsoidal (las superficies articulares son alargadas, una convexa y una cóncava).

Poseen movimiento biaxial y efectúan todos los movimientos posibles salvo el de rotación.

Un ejemplo de este tipo de articulación es la unión húmero-radial, su diseño en forma de cóndilo va a permitir una discreta abducción-adducción del codo durante la flexo-extensión del mismo. La articulación de la mandibula con el craneo es otro ejemplo de este tipo de articulaciones.

 c.- Trocleartrosis: Su modelo mecánico se corresponde con el de una articulación en BISAGRA, con movimiento sobre un único eje. Anatómicamente está constituida por una superficie en forma de tróclea encajada en una superficie cóncava (las superficies articulares son una polea o tróclea y dos carillas separadas por una cresta).

Un ejemplo de esta unión articular en bisagra lo constituyen: el codo, la rodilla y el tobillo.

Ejecutan los movimientos de flexión y extensión y aunque por su estructura anatómica estas articulaciones tendrían un sólo grado de libertad, en realidad no cumplen la premisa de moverse exclusivamente sobre un eje.

d.- Encaje recíproco: Las articulaciones poseen una superficie articular en forma de silla de montar, por lo que tambien es llamada articulación sellar, la superficie articular de un hueso tiene forma de silla de montar y la del otro tiene una forma parecida a la del jinete que se sienta en esa silla, incluida en una cavidad cóncavo-convexa en dirección opuesta (cada una de las superficies articulares es cóncava en un sentido y convexa en el otro y la convexidad de una superficie corresponde a la concavidad de la otra).

Menos la rotación, realizan todos los movimientos, pero con poca amplitud. El movimiento originado en este tipo de articulaciones es biaxial, laterales y anteroposteriores, similar a las articulaciones condíleas.

Como ejemplo de este modelo articular podemos citar la unión establecida entre el primer metacarpino y el trapecio.

e.- Trocoides: También llamada a veces articulación en pivote, ya que son articulaciones sinoviales en las cuales las superficies articulares pueden tomar una forma similar a la de un pivote permitiendo desplazamientos unicamente sobre su eje longitudinal, pudiendo unicamente  efectuar movimientos de rotación lateral y rotación medial.

Este tipo de articulación se establece entre una superficie en forma de arco que se relaciona con una superficie cilindrica o eje central, posee una superficie redondeada o en forma de clavija de un hueso se articula en el interior de un anillo formado en parte por otro hueso y en parte por un ligamento.

El movimiento que realiza es uniaxial, y un ejemplo clásico de este tipo de articulación lo constituyen la unión entre el atlas y la apófisis odontoides del axis y la unión radio-cubital, articulaciones del cuello, codo y base del craneo.

f.- Artrodias: Está constituida generalmente por la unión de superficies articulares más o menos planas y el movimiento que originan es el de deslizamiento de una sobre otra.

Poseen un movimiento noaxial con escaso desplazamiento. Este movimiento transcurre, según la anatomía clásica, sin posser un eje determinado de referencia, pero desde el punto de vista mecánico, Hartenbergs y Denavit, describen cómo este tipo de articulaciones realizan movimientos de translación sobre dos ejes y de rotación sobre un tercero, aunque la amplitud del movimiento producido no sea lo suficientemente grande para ser observada a simple vista.

Como ejemplo de este tipo de articulaciones nos encontramos con las uniones establecidas entre los huesos del carpo y tarso.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris