Facebook Twitter Google +1     Admin

Clasificación de la resistencia en función de la capacidad de rendimiento específico y a las necesidades de trabajo de la resistencia en fútbol.

20120425205757-1272580605.jpg

PRIMERA CLASIFICACIÓN DE LA RESISTENCIA RELACIONADA CON EL ENTRENAMIENTO EN FÚTBOL

Como ya hemos mencionado antes, la definición condicional de este deporte puede resumirse como una sucesión de fases cortas de máxima intensidad, intercalándose fases de mediana intensidad y situaciones de pausa relativa con recuperaciones variables, es decir un deporte interválico y acíclico , con un elevado volumen de carga que requiere tanto de la participación del sistema aeróbico como del anaeróbico, que denominaremos resistencia de juego.

Según Zintl (1991), la resistencia de juego puede definirse como, la resistencia a la fatiga que mantiene baja la pérdida de rendimiento en los deportes de juego colectivo, donde las situaciones de trabajo no están estandarizadas y son extremadamente variables. Por ello hacemos una división de la resistencia en función de la capacidad de rendimiento específico, entendiendo que podemos dividir esta cualidad en resistencia de base (resistencia general) y resistencia específica.

A.- Resistencia de base o resistencia general:

Los elementos condicionales, coordinativos y cognitivos guardan escasa o nula relación con el fútbol. Tiene un carácter básico para desarrollar otras capacidades, además de para el desarrollo de las capacidades específico competitivas del deporte en cuestión.

Zintl distingue tres tipos de resistencia de base:

a.- Resistencia de base I: resistencia básica independiente de la modalidad deportiva

b.- Resistencia de base II: resistencia básica relacionada con las modalidades deportivas con base en la resistencia.

c.- Resistencia de base III: resistencia en deportes colectivos, con cambios acíclicos de la carga. Pretende crear las bases para el desarrollo de la técnica, la táctica y la recuperación rápida durante las fases de baja intensidad.

B.- Resistencia Específica:

Los elementos condicionales, coordinativos y cognitivos guardan una estrecha relación con los que tienen lugar durante la competición. Enfocada a la estructura de carga específica del juego. Se establece una relación óptima entre intensidad y duración de la carga.

SEGUNDA CLASIFICACIÓN DE LA RESISTENCIA RELACIONADA CON EL ENTRENAMIENTO EN FÚTBOL

Partiendo de la clasificación anterior, hacemos una adaptación más específica a las necesidades del trabajo de resistencia en fútbol, con una división intermedia. Esta clasificación es la que vamos a utilizar y se compone de resistencia general (dividida en RGI y RGII), dirigida, específica y de competición (Arjol, 2004), siendo todas ellas una sucesión a la aproximación de las exigencias en competición, donde según vamos avanzando, el grado de transferencia al juego real va creciendo.

A.- Resistencia de carácter general:

Tiene como objetivo crear una base suficiente de resistencia para el trabajo posterior de mayor intensidad y especificidad.

a.- Resistencia de carácter general de tipo I: tiene escasa o nula relación con el fútbol, carece de elementos coordinativos (técnicos) o cognitivos (tácticos) de este deporte.

b.- Resistencia de carácter general de tipo II: será aquella en la que aparezcan elementos coordinativos propios del fútbol, con o sin balón, pero sin otros elementos de tipo cognitivo o decisional.

B.- Resistencia dirigida:

Tiene como objetivo el desarrollo de esta capacidad de acuerdo a las necesidades generales del fútbol de competición, estando presentes todas las vías energéticas propias del juego y atendiendo a las necesidades generales para cada jugador según su perfil de resistencia.

C.- Resistencia específica:

Se trata de que el jugador desarrolle los diferentes tipos de resistencia necesarios para su demarcación dentro del sistema de juego.

D.- Resistencia Competitiva:

Trabajo de resistencia orientado a que el jugador y el equipo sean capaces de superar las exigencias propias del partido de competición, fundamentalmente en cuanto a la intensidad y duración del juego.

(Este artículo “Resistencia general y específica en fútbol” es obra de Miguel Ángel Sáez Soriano (Licenciado en ciencias de la actividad física y del deporte, máster de preparación física en fútbol y preparador físico de las escuelas del Atlético de Madrid) y ha sido extraído de las jornadas técnicas de 2005 del Comité de Entrenadores de la Federación de fútbol de Madrid).

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris