Facebook Twitter Google +1     Admin

La muerte súbita en el fútbol (2ª parte).

20141229212208-imagen-12942450-2.jpg

Entre las principales enfermedades cardiacas que pueden desencadenar la muerte súbita y que poseen un componente genético preponderante se encuentran:

a.- Miocardiopatía Hipertrófica:

Es una enfermedad hereditaria que se caracteriza por el engrosamiento del músculo cardiaco, más precisamente, del ventrículo izquierdo. Es la principal causa de muerte súbita en los adultos jóvenes (menores de 50 años), quienes desconocen su enfermedad.

b.- Miocardiopatía Dilatada:

Es una enfermedad del corazón que se caracteriza por la dilatación anormal del ventrículo izquierdo y disfunción sistólica, incapacitando al músculo cardiaco para bombear sangre eficazmente. Esta cardiomiopatía suele ser causa de transplantes cardiacos tanto en niños como en adultos y es una de las causas de muerte súbita. Si bien la prevalencia real aún no se conoce con exactitud, se estima en 1 de cada 3.000 individuos.

c.- Displasia Arritmogénica del Ventrículo Derecho:

Es una enfermedad del corazón de herencia autosómica dominante, se caracteriza por la pérdida progresiva de miocitos, los cuales son reemplazados por tejido fibroadiposo. Si bien afecta al ventrículo derecho, también puede comprometer al ventrículo izquierdo.

Esta enfermedad se presenta con más frecuencia en los jóvenes, siendo en el 80 por ciento de los casos, personas menores de 40 años. Su diagnóstico clínico es difícil de realizar, tal es así que en muchas ocasiones la primera manifestación de la enfermedad es la muerte súbita, principalmente en personas menores de 30 años. Si bien su prevalencia aún no ha sido bien definida, se calcula de 0.1-1 de cada 1.000 individuos.

d.- Síndrome de Brugada:

Es una enfermedad del corazón caracterizada por episodios de taquicardia ventricular polimórfica rápida. Estas pueden causar episodios de síncope (desmayo) o muerte súbita. Su herencia es autosómica dominante y presenta mayor incidencia en hombres (8:1).

El síndrome de Brugada es causa de muerte, principalmente de adultos jóvenes (menores de 50 años) que no presentan síntomas de enfermedad cardiaca previa. Se estima que entre un 4 por ciento y un 12 por ciento de las muertes súbitas se dan como consecuencia de este síndrome. Su prevalencia es difícil de determinar dado que no todas las presentaciones de la enfermedad son fáciles de identificar, pero se calcula en 5 de cada 10.000 individuos.

e.- Síndrome de QT largo (SQTL):

Se conocen cuatro formas hereditarias de este síndrome, el síndrome de Romano-Ward (RWS), el síndrome de Andersen-Tawil, el síndrome de Thymothy y el síndrome de Jervell-Lange-Nielsen. El primero de ellos es el más común, presentándose con una prevalencia de 1 de cada 5.000 individuos y representando el 85 por ciento de todos los caso de SQTL. Los tres primeros son de herencia autosómica dominante, en tanto que el último es de herencia autosómica recesiva.

En todos los casos, la enfermedad se caracteriza por arritmias cardiacas, las cuales pueden evidenciarse en un electrocardiograma como un aumento del intervalo QT. Estas arritmias son consecuencia de anomalías estructurales en los canales de potasio y sodio del corazón. Los síntomas pueden aparecer en situaciones de estrés o bien por la toma de ciertos medicamentos. No obstante, en muchos casos los pacientes pueden permanecer asintomáticos durante toda su vida.

f.- Taquicardia Ventricular Polimórfica Catecolaminérgica:

Es una enfermedad del corazón de carácter hereditario que se presenta en corazones estructuralmente normales. Se caracteriza por desencadenarse ante episodios de liberación de catecolaminas (hormonas producidas por las glándulas suprarenales, entre ellas la moradrenalina y adrenalina) en situaciones de estrés físico o estrés emocional.

Usualmente, los síntomas aparecen entre los 5 y 10 años; sin embargo los casos de muerte súbita en este rango de edad son raros. Un 30 por ciento de los casos presentan historia familiar de síncope (desmayos) y muerte súbita. Su prevalencia, actualmente es desconocida, se estima en 1 de cada 2.000 individuos.

Síntomas de muerte súbita cardíaca:

La muerte súbita cardíaca no tiene unos síntomas previos como tal, pero sí se pueden enumerar una serie de posibles factores que pueden influir en su aparición:

- Que el futbolista haya experimentado un episodio de estas características anteriormente o que tenga familiares con antecedentes.

- Insuficiencia cardiaca; es decir, que el corazón tenga dificultades para realizar sus funciones (o que le haya ocurrido esto previamente).

- Haber sufrido un ataque cardíaco (infarto de miocardio)

- Arritmias cardíacas (así como haberlas padecido en otra ocasión)

- Que el porcentaje de sangre bombeada por el corazón en cada latido, denominada ’fracción de eyección’, sea igual o inferior a un 40 por ciento.

- Es posible que el futbolista no note ningún síntoma que le haga sospechar de un problema cardiaco. Aunque, en la mitad de los casos puede notar en determinadas situaciones: palpitaciones, dolor de pecho que aparece al hacer ejercicio, fatiga severa, mareos, sufra desvanecimientos, falta de aire, sincope, etc.

Qué pruebas médicas podrán ser las que identifiquen estas causas cardiacas de muerte súbita?

Según la enfermedad que el paciente padezca necesitara una o varias de las siguientes pruebas diagnósticas:

- Auscultación.

- Electrocardiograma: representación gráfica de la actividad eléctrica del corazón. Si el electrocardiograma se realiza durante 24-48horas será denominado Holter.

- Ecocardiografía: representación gráfica de la estructura del corazón así como de los movimientos y velocidades de la sangre dentro del corazón usando un emisor-procesador de ondas de ultrasonido.

- Pruebas de esfuerzo: pruebas médicas cardiológicas mientras el paciente es sometido a un estrés físico (correr o bicicleta) o medicamentoso (administración de fármacos que estimulan al corazón).

- Cateterismo y angiografía: una vez situado el catéter en ciertas partes del corazón, éste liberará contrastes radiográficos que serán visualizados con radiografías en tiempo real.

- Radiografías/TAC y Resonancia Magnética Nuclear. (Resonancia).

Cómo podemos prevenir casos de muerte súbita?:

En este caso no son sólo importantes los controles de los atletas de élite y de los deportistas federados, sino que debería hacerse hincapié en las revisiones de todas aquellas personas que realizan deporte de forma habitual, sobretodo, por encima de los 30 años.

Las recomendaciones de la American Heart Association respecto al reconocimiento médico incluyen: revisión de los antecedentes familiares (especialmente en cuanto a muertes súbitas o enfermedades cardíacas), antecedentes personales (soplos, hipertensión, fatiga, síncope y disnea o dolor torácico asociados al ejercicio) y una exploración física (soplos, pulsos femorales, rasgos de síndrome de Marfan y medida de la presión arterial).

Las autoridades europeas también recomiendan la práctica rutinaria de un electrocardiograma (ECG) y de una prueba de esfuerzo; de hecho, el informe italiano le atribuye buena parte del éxito de su programa a estas evaluaciones regulares. El ECG puede ser útil para detectar enfermedad coronaria, miocardiopatía hipertrófica y alteraciones arritmogénicas. El ecocardiograma también puede ser una importante arma preventiva, sobre todo en presencia de alteraciones electrocardiográficas sugestivas de hipertrofia ventricular.

Para prevenir la muerte súbita en aficionados al deporte quizá habría que realizar campañas de sensibilización dirigidas a la población para que se sometieran a reconocimientos médicos específicos antes de practicarlo, especialmente en deportes como el fútbol o el ciclismo.

Como ya sabemos diferentes patologías pueden causar muerte súbita en personas deportistas y no deportistas, de ello podemos deducir la importancia que tienen las pruebas y exámenes minuciosos para evitar la defunción por alguna estas patologías. La prevención será un punto importante para evitar la muerte súbita de los atletas, la realización de exámenes periódicos y completos a deportistas para diagnosticar problemas que puedan desencadenar dicho evento tendrá una gran importancia en todos los deportistas, pero en la situación actual, donde existe mucho deporte amateur, estas condiciones no se dan.

Qué vida debe llevar un individuo que ha sido diagnosticado con una patología que puede causar muerte súbita?:

En general se aconseja a los pacientes que eviten ejercicio físico extenuante, sobretodo los que impliquen cambios bruscos de intensidad (tenis, fútbol…). son preferibles los ejercicios aeróbicos progresivos (correr, bicicleta, natación…).

También se aconseja una dieta que mantenga el peso adecuado, evitar el tabaco , drogas y el abuso de alcohol.

Según la enfermedad cardiaca detectada se recomendará:

Evitar determinados fármacos y/o estimulantes.

Tomar medicación bajo control médico.

La implantación de un marcapasos (desfibrilador), únicamente en casos de alto riesgo.

Controles cardiológicos periódicos (generalmente cada 1 o 2 años).

A los familiares directos (hijos, hermanos y padres) de los que posean una enfermedad cardiaca hereditaria se les aconsejará que se sometan a una exploración cardiológica completa (incluyendo, en algunos casos, análisis genéticos).

Por ejemplo, en más de la mitad de los casos de miócardiopatía hipertrófica, la principal causa de muerte súbita, hay un familiar directo que también se encuentra afectado.

(este artículo ha sido editado mediante la recopilación de diferentes documentos extraídos de Internet, a título gratuito y de libre disposición en Internet).

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris