Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema - el entrenamiento.

Cómo empezar a formar un equipo competitivo desde los primeros entrenamientos de pre temporada? (parte 1ª)

20141001214219-entre3.jpg

El trabajo psicológico en la pretemporada

Resulta incuestionable que formar un equipo competitivo depende de muchos factores. Por medio del presente artículo, se hace mención a algunas pautas que tiene que tener en cuenta el técnico deportivo, especialmente en su trabajo psicológico, desde la primera toma de contacto con la plantilla.

Después de unas semanas de vacaciones los futbolistas vuelven a los entrenamientos y:

- Cuando se inicia la pretemporada la mayoría de entrenadores tienen en mente un objetivo: Construir un equipo cohesionado y preparado para afrontar los grandes retos de la temporada.Y este objetivo se empieza a lograr en la pretemporada.

- Un análisis de los equipos que están logrando éxitos en los últimos años nos permite observar que, por encima de las individualidades, está el grupo, el equipo.

- La pretemporada es el momento de conocer a los futbolistas nuevos que se incorporan al grupo, ya sea porque estaban cedidos a otros clubes, porque ascienden de las categorías inferiores o por que se trata de nuevos fichaje.

- También es el momento de echar en falta a jugadores que ya no están porque han sido cedidos, traspasados o que se han retirado.

- En la pretemporada también se producen situaciones como la de los futbolistas que, aunque están todavía en el club, saben que el entrenador no cuenta con ellos y que se les está buscando un nuevo equipo.En algunas situaciones, éstos no viajan con el resto a las concentraciones de pretemporada, debiendo entrenar en las instalaciones del club en solitario.

- También están los que, pese a entrar en los planes del entrenador, están considerados por el club como transferibles y viven estos días con incertidumbre, pendientes de las noticias de sus representantes y preparados para abandonar el club en cualquier momento.

- Son pues muchas situaciones nuevas que se pueden dar en un equipo de fútbol después del periodo vacacional y que deben ser cuidadas por el equipo técnico.

- Todos estos cambios, necesariamente producen una reorganización de las relaciones que ya existían entre ellos. Cada futbolista busca su nueva ubicación y desea conocer cual es su papel en el nuevo grupo. Hay que tener presente que algunos jugadores pueden ver amenazado su estatus por los nuevos fichajes.

- Es importante que el entrenador sea comprensivo con la situación que cada futbolista está viviendo e intente facilitarle su adaptación a la nueva situación. Si no se produce una adecuada adaptación a estas nuevas situaciones, se podrán generar conflictos entre los jugadores que afectarán el rendimiento deportivo.

- Por todo esto, es fundamental un trabajo psicológico que, entre otras variables, cohesione el grupo. La mayoría de equipos suelen realizar una pequeña concentración o stage.

- Es el momento ideal para conocerse mejor en contextos diferentes, establecer las normas de funcionamiento y que cada futbolista vaya adquiriendo un papel en el grupo. En este periodo, el equipo técnico debe reforzar su papel de observador de los jugadores.

- Es importante en esta fase, que tanto los miembros del equipo técnico, como los jugadores con más peso, se encarguen de facilitar las relaciones positivas entre los compañeros, especialmente entre los nuevos.

- También es el momento en el que a los futbolistas les gusta ser reconocidos y sentir que pertenecen al grupo. En ese sentido, es fundamental la comunicación y la transmisión de mensajes del equipo técnico.

- Facilitar el apoyo entre los jugadores será otra de las claves importantes en esta fase, para establecer las bases del futuro éxito.

(Artículo publicado en training soccer)

01/10/2014 21:42 entrenadordefutbol #. - el entrenamiento No hay comentarios. Comentar.

Cómo empezar a formar un equipo competitivo desde los primeros entrenamientos de pre temporada? (parte 2ª)

20141001214142-entre4.jpg

El período preparatorio, conocido como pretemporada, es uno de los temas más importantes en la preparación de un equipo. Los equipos profesionales empiezan a ponerse a punto para el inicio de la competición, y los no tan profesionales (económicamente hablando) cuentas los días para empezar a hacerlo. Es raro el día de verano que no leamos sobre esto o aquello relacionado con este período, por tanto, puede ser buen momento para ordenar nuestras cabezas.

Sirva esta entrada para exponer algunas ideas personales sobre este período. Un diferente o igual punto de vista al tuyo, que no tiene mayor objetivo que el de crear inquietud y poder reflexionar sobre algunos aspectos que damos por sabidos. No pretendo defender o criticar una u otra forma de trabajar. Si estudiamos el pasado, aprenderemos que ¡todas las Metodologías ganaron trofeos!

1. El mito de la gasolinera.

Desde que se empezara a concebir el entrenamiento del fútbol como la mejora de los cuatro componentes que lo forman (Física, Táctica, Técnica, Psicológica), quizás por primera vez en el Este de Europa, el componente físico pasó a tener una importancia extrema. Se trajeron las Metodologías de Entrenamiento usadas en los deportes individuales, principalmente del atletismo, lo que provocó algunas consecuencias que aún hoy en día siguen vigentes: la importancia extrema al período preparatorio, donde se debe conseguir una gran forma deportiva (forma física?) que sustente el calendario competitivo.

Principal problema? la pretemporada en fútbol es muy corta, cortísima. La exigencia competitiva abarca la mayoría del año, y por eso, el tiempo de preparación exento de competición es escaso, al contrario que pasa en algunos deportes individuales donde estas variables se intercambian. De la mano de esta corriente, es común encontrar a entrenadores y preparadores físicos con la máxima de "en pretemporada llenamos el depósito."

Pese a que hoy en día esta creencia está algo más desmitificada que antaño, aún son muchos los que la siguen exponiendo.

Quizás lo más lógico sería pensar y concebir que tenemos unas semanas sin competición, unas semanas sin la presión de ganar o perder, y a partir de ahí ver qué objetivos podemos marcarnos para este período. Unos objetivos que podrían ir más allá de ponernos a punto (físicamente).

2. Partidos de pretemporada: el rival. Rival más fuerte?, Rival más débil?, Importa?, Es el resultado algo a tener en cuenta?.

Dice el psicólogo deportivo José Carrascosa que "debemos dar éxito al futbolista". Nuestro equipo no puede irse del entrenamiento sin un buen sabor de boca, sin la sensación de éxito, de confianza.

Y, no es el partido de pretemporada un entrenamiento más? La confianza que da una victoria es recordada y respetada por todo entrenador, sin embargo vemos como muchos prefieren escoger rivales más fuertes para que después los rivales competitivos parezcan más débiles, aunque el resultado pueda no ser positivo.

Es esto bueno? en mi opinión no, y no sólo desde el punto de vista psicológico, donde el equipo y su entorno, gracias a las victorias, tendrá un clima mucho más favorable para afrontar el inicio competitivo. También desde el punto de vista del juego. Si tu idea de juego, concebida y entrenada, es basar tu juego en pasar gran parte del partido en organización ofensiva, dominio y control del juego a través del balón, y te enfrentas a cuatro rivales de una categoría superior, este hecho tan fundamental no se dará. Y en el caso contrario tampoco. Si juegas con rivales de menor categoría y tu idea es opuesta a la anterior, tu forma de jugar estará muy influenciada por esos rivales, y esos ensayos que tienes pensados, no se darán, restando calidad a tu preparación.

Pese a que siempre habrá condicionantes, como pueden ser compromisos del club u otras variables, quizás lo mejor sería buscar rivales que se asemejen a lo que te encontrarás en competición (en relación al juego) y que preferiblemente nos vayan a aportar éxito. Sin duda una tarea compleja de llevar a cabo, pero, por qué no?

3. La doble sesión.

Si el motivo de la doble sesión es el de implantar una mayor carga física, creo que puede ser una opción desacertada. Volveríamos al punto uno ya tratado, donde hablamos sobre el cargar las pilas. El acostumbrar a nuestros futbolistas a lo que se encontrarán durante toda la temporada debería ser uno de los objetivos principales de este período. Y exponer a "palizas" a los nuestros durante estos días puede que no sea el mejor camino para llegar a ello.

Entonces, qué puede tener de positivo realizar doble sesión?

El entrenador portugués Guilherme Oliveira, nos explica el por qué los equipos de José Mourinho realizan dobles sesiones.

Debido a que los ejercicios realizados por el Cuerpo Técnico de Mourinho son realizados a la máxima intensidad de concentración, es decir, el jugador está constantemente tomando decisiones (en relación al Modelo pretendido). No pueden concebir un ejercicio donde esa intensidad no sea máxima.

No pueden querer que durante un determinado ejercicio, los Principios que se quieran cumplir, no lo hagan. Por tanto, durante la pretemporada, fracciona los ejercicios un mayor número de veces, teniendo más repeticiones, pero más cortas, y divididas entre dos sesiones.

Así, el tiempo total de ejercitación (de Intensidades) sumado en ambas sesiones, es un número parecido al total de una sesión durante la temporada.

(Este articulo titulado: “La pretemporada: ¿Un período especial?” es obra de Gonzalo Escudero, Estudiante en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (INEF - Madrid). Metodología en Fútbol en la Universidad de Oporto).

01/10/2014 21:41 entrenadordefutbol #. - el entrenamiento No hay comentarios. Comentar.


Cómo empezar a formar un equipo competitivo desde los primeros entrenamientos de pre temporada? (parte 3ª)

20141001214110-entre5.jpg

4. Algunos objetivos básicos.

Obviando el objetivo más importante, en mi opinión, ENSEÑAR al equipo una forma de jugar (con toda la complejidad que eso arrastra), creo que la Pretemporada es un período especial donde podemos y debemos intentar cumplir una serie de objetivos que contribuyen al buen desarrollo de nuestro equipo.

-Habituación a una forma de trabajo: metodología de trabajo, ejercicios tipo, material, vocabulario, organización, ritmos...Con especial importancia al primer año del Entrenador y a jugadores nuevos.

-Vínculos afectivos entre los jugadores. No, no se trata de jugar al tira-soga para crear espíritu de equipo. Pero sí de realizar algunos ejercicios, obviamente contextualizados a nuestro jugar, donde los valores que queremos dar a nuestros jugadores aparezcan recalcados.

Y claro, es obvio que esos valores deben estar presentes en cada uno de los ejercicios que hagamos durante toda la temporada, pero puede ser interesante realizar un trabajo en este sentido en un período donde la competición no asfixia nuestra semana.

-Vínculos afectivos, ¡entre el Cuerpo Técnico!: Siempre oímos acerca de la importancia de que los jugadores estén unidos, que el Equipo sea uno, pero...le damos la misma importancia a esa unión entre el cuerpo técnico? cada día pienso más que un cuerpo técnico unido es un equipo unido. El verano, el calor y los días más largos pueden ser un momento ideal para compartir más tiempo con los nuestros.

5. Las planificaciones están hechas para ser variadas

Por crear un bonito y artificioso plan de pretemporada, no podemos aferrarnos a él como si fuera nuestra receta maestra. Es imposible prever lo que pasará en los días siguientes, por tanto, debemos estar totalmente abiertos a ir variando sobre la marcha.

Pese a que quizás algunos prefieran negar el plan macro, y se rigen más por semana a semana (u otra sub-división), yo pienso que una visión global de hacia donde queremos ir y cómo vamos a llegar hasta allí, facilita enormemente el camino, que como dije anteriormente, deberá ser variado sobre la marcha.

No me gustaría cerrar esta entrada, sin antes recordar dos puntos fundamentales que creo que se sitúan por encima de lo dicho anteriormente.

-En el genial libro de Xavier Tamarit “ Periodización Táctica vs Periodización Táctica”, Vítor Frade expone una de las Teorías más brillantes: La Estrategia del Café con Leche.

Resumida, viene a explicar la importancia de respetar algunos factores culturales que el equipo donde comenzamos a entrenar pueda tener. Imaginemos que donde llegamos están acostumbrados (¡y han ganado haciendo eso!) a hacer ejercicios físicos, y nuestro método, o nuestras ideas, no los contemplan.

Pues quizás lo mejor es hacer algo, alguna cosa que engañe, que haga que el jugador se sienta bien. (*Para profundizar en este y otros temas muy interesantes sobre Periodización Táctica recomiendo encarecidamente la lectura de esta obra). Es por eso fundamental el ser INTELIGENTES, y saber donde estamos. Creo que eso está por encima de todo.

-El Preparador Físico, Segundo Entrenador, Entrenador de Porteros... es el que se amolda al Míster. Son las ideas de este las que deben prevalecer por encima de las demás. Quizás tú como preparador físico creas en algo distinto a lo que cree el entrenador (trabajo analítico vs trabajo integrado). Quizás tengas un millón de estudios científicos que avalen que tu forma de trabajo es mejor que la que propone tu entrenador. Quizás...

Pienso que el ayudantes debe actuar lo mejor que sepa y como él crea dentro de la libertad que le da el Entrenador. Por tanto, en mi opinión, esto debe estar por encima de todo lo que comenté anteriormente. No he querido obviar este punto, porque puede que todavía haya entrenadores que no confíen ciegamente en sus ayudantes, y si se da este choque entre "creencias", mi opinión es la reflejada anteriormente.

Para terminar, agradecerte lector, el haber aguantado leer hasta aquí, sobre todo en los tiempos que corren donde escasea la paciencia. Espero haber cumplido la expectativa de mostrar una opinión. Muy personal y seguramente poco fundamentada. Es muy probable, y así espero, que difieras en muchas de estas ideas. Estoy seguro de ello, ¡pues hasta yo mismo estoy empezando a diferir una vez escritas!

(Este articulo titulado: “La pretemporada: ¿Un período especial?” es obra de Gonzalo Escudero, Estudiante en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (INEF - Madrid). Metodología en Fútbol en la Universidad de Oporto).

01/10/2014 21:41 entrenadordefutbol #. - el entrenamiento No hay comentarios. Comentar.

¿Cómo debe preparar, plantear y organizar el entrenador los entrenamientos y las tareas o ejercicios de los mismos?

20120511221546-escuela-2011-2012-1110.jpg

A.- Consejos respecto a los entrenamientos:

a.- Antes de empezar el entrenamiento:

1.- Ten la mente abierta.

2.- Piensa en que, posiblemente, el entrenamiento no saldrá como tú esperabas.

3.- Los objetivos deben buscar la optimización, no la mejora.

4.- Prepara la sesión buscando la máxima participación de todos los jugadores.

5.- Lo importante no son las tareas: es el contenido que queremos que practiquen.

6.- El correcto desarrollo de la sesión es más importante que el cumplimiento de la misma.

7.- Preocúpate por el estado de tus jugadores antes del entrenamiento.

8.- Son más importantes los jugadores que tu sesión de entrenamiento (a pesar de haber estado horas preparándola).

9.- Modifica la sesión sobre la marcha (SLM) si ves que es lo que se necesita en ese momento.

10.- Plantea tareas siempre con el balón como protagonista.

11.- Plantea tareas abiertas, donde no haya una solución única.

12.- Plantea tareas donde se incida en la faceta creativa de los jugadores.

13.- Plantea tareas donde se incida en la comunicación y la interacción entre los compañeros.

14.- Plantea tareas donde no se “corte” la dinámica del juego (no separes ataque y defensa).

b.- Durante el entrenamiento:

15.- Dedica más tiempo en preocuparte por el estado de tus jugadores que en explicar tus “tácticas”.

16.- Tus “tácticas” deben ser explicadas a través de tus tareas.

17.- Como técnico debes guiar y no dirigir.

18.- No por usar mucho material serás mejor entrenador.

19.- Observa antes de corregir; puede que lo que tú consideres un error no sea más que una “fluctuación” en el proceso de aprendizaje del jugador.

20.- No finalices una tarea sin tener antes todo preparado para la siguiente.

21.- Hazte prescindible, que el entrenamiento pueda transcurrir sin tu presencia.

22.- Ahorra tiempo en las explicaciones, no esperes que todos lo entiendan a la primera. Al empezar el juego les será más fácil entenderlo y “reengancharse”.

23.- Utiliza estrategias para desestabilizar emocionalmente a los jugadores (mal arbitraje, permisión/no permisión de faltas, desigualdad en el nivel de los grupos, favorecer un grupo de trabajo, etc.).

c.- Después del entrenamiento:

24.- No quieras arreglar tus errores al final del entrenamiento. Nada de charlas. Se acabó el entrenamiento.

d.- Conclusión:

25.- Para que el aprendizaje sea significativo se necesita diversión y motivación.

(Este artículo es de Pau Martí, entrenador del Tai Chung (2ª División de Hong Kong) y Director de la cantera del Kitchee SC y que ha sido Director Técnico de la FCB Escuela del FC Barcelona).

B.- Consejos respecto a los ejercicios de los entrenamientos:

En algunas ocasiones, los preparadores físicos nos enfrentamos con la sensación de que una sesión de entrenamiento cuidadosamente planeada no funciona como se esperaba y parece que nadie está aprovechando el tiempo.

Cuando la sesión ha finalizado e intentamos analizar donde nos equivocamos, la primera opción: “Fueron los jugadores” no estaban escuchando, no estaban motivados o simplemente, estaban fuera de control… Normalmente el error es debido al entrenador y a los ejercicios que escogió y preparó.

Un buen entrenador debe ser capaz de seleccionar los ejercicios que funcionarán con su equipo, modificar los ejercicios mediocres para adaptarlos a sus necesidades y descartar aquellos ejercicios que no son adecuados.

Teniendo siempre en cuenta que estamos tratando de futbol amateur (formativo) o profesional; esta es una guía de las doce cualidades que creemos deben reunir  las tareas o ejercicios de tu entrenamiento.

Puede ayudarte a seleccionar los ejercicios, para adaptarlos a las necesidades de tu equipo o para intentar descubrir por qué un ejercicio que en un principio creíste que reunía las condiciones necesarias no resultó como se esperaba.

¿Cómo deben ser los ejercicios o tareas de un entrenamiento?:

a.- Simple: el ejercicio debe poder ser explicado en menos de 30 segundos y demostrado con un grupo de jugadores que lo desconozca previamente en menos de 2 minutos.

b.- Repetitivo: el ejercicio plantea casi continuamente situaciones en que se repite la técnica o aspecto que queremos trabajar.

c.- Con objetivos claros: el ejercicio tiene un objetivo simple que los jugadores deben conseguir, y que no plantee dudas al decidir cuando han tenido éxito.

d.- Con ritmo: el ejercicio requiere que los jugadores actúen rápidamente y con intensidad para tener éxito.

e.- Participativo: el ejercicio implica a todos los jugadores, evitando jugadores esperando su turno para participar o realizando tareas no orientadas al objetivo.

f.- Competitivo: el ejercicio debe ser un juego y el jugador o grupo que se esfuerce más debe ser el vencedor.

g.- Justo: el mejor método para ganar en el juego/ejercicio debe ser la práctica correcta de la habilidad objetivo.

h.- Específico: el ejercicio no debe llevar la habilidad objetivo tan fuera de contexto, que ya no se parezca a la habilidad tal y como se aplica en el partido.

i.- Independiente: el ejercicio debe poder ser ejecutado por los jugadores con poca o ninguna intervención del entrenador.

j.- Con una dificultad ponderada: el ejercicio debe estar dentro de las posibilidades de los jugadores y al mismo tiempo plantearles un reto.

k.- Factible: el ejercicio debe ser posible con el espacio, tiempo, jugadores y material disponible.

l.- Divertido: el ejercicio debe ser divertido.

(Este artículo  es de Albert Ruiz).

11/05/2012 22:15 entrenadordefutbol #. - el entrenamiento No hay comentarios. Comentar.

¿Sábes 25 razones para que los niños que se inician en la escuela (pre-benjamines y benjamines) jueguen al fútbol con el balón del número 4 y no con el del número 5?

20091208205747-20080618-25-razones-para-que-ninos-jueguen-con-el-balon-n-4.-f-1-.jpg

Área de Salud

El balón nº 4...

1.- No daña la cápsula articular del tobillo y de la rodilla a la hora del impacto del pie con el balón.

2.- No produce el conocido síndrome de Osgood-Schlatter.

3.- Evita lesiones en la columna vertebral (parte cervical) y micro-fisuras en el cráneo por golpes fuertes en la cabeza.

4.- Evita posibles traumatismos por impactos en el resto del cuerpo todavía frágil del niño, por ejemplo cuando defiende un tiro libre en una barrera.

5.- No causa daños en los pies de jugadores poco expertos (practicantes).

Área de Psicología

El balón nº 4…

6.- Da más confianza al joven jugador, pues permite a éste acertar un mayor número de veces en sus jugadas, lo que contribuye al desarrollo de su autoestima y personalidad.

7.- Favorece el desarrollo de la creatividad, la fantasía y la imaginación del joven jugador por ser más manejable que el balón reglamentario.

8.- Da más alegría al juego, y evita el miedo del jugador en algunas situaciones del juego a hacerse daño o lesionarse.

9.- Aumenta considerablemente la motivación (entre otras cosas, porque se marcan más goles).

Área del desarrollo de comportamientos tácticos

El balón nº 4...

10.- Disuelve mejor las frecuentes aglomeraciones de jugadores entre 8 y 13 años alrededor del balón.

11.- Mejora las capacidades perceptivas de todos los jugadores, porque su menor peso permite a todos participar en cualquier instante en el juego de campo reducido.

12.- Mejora el juego sin balón, porque son más los jugadores que pueden ser alcanzados por el portador del balón y participan mental y físicamente en la jugada. Así, el equipo aprende a ubicarse mejor en el campo y a no concentrarse en las cercanías del balón.

13.- Mejora la dinámica del juego, garantizando un ritmo de juego que se parece más al de los adultos, pues el balón corre más rápido. Así, los parámetros de tiempo y espacio se acercan más al juego de los adultos.

14.- Exige más velocidad de reacción del portero, y facilita la entrega del balón por medio de un pase, ya que su interceptación es más difícil.

15.- Permite la realización de cambios de orientación en ataque, lo que resulta prácticamente imposible con el balón nº 5 (reglamentario).

16.- Incentiva la ejecución de remates desde media y larga distancia, como en el fútbol de los adultos.

17.- Favorece el juego limpio, porque aumenta la peligrosidad de los tiros libres (incluidos el penalti y el saque de esquina) y perjudica en mayor medida al equipo infractor.

18.- Evita el éxito frecuente de la defensa-presión en el fútbol formativo.

19.- Facilita la aplicación de los fundamentos tácticos generales en ataque, como la anchura y la profundidad.

Área de la ejecución de gestos técnicos

El balón nº 4…

20.- Facilita la ejecución de los gestos técnicos (como el pase, la conducción, el regate, la finta, el remate y el saque de banda, con excepción del control del balón). Los movimientos se producen de forma más natural.

21.- Aumenta la velocidad de ejecución de los gestos técnicos, lo que se traduce en menos errores y más goles.

22.- Facilita el juego aéreo (pases altos, centros y juego de cabeza).

23.- Obedece mejor las órdenes del niño, cuyo tamaño del pie se adapta mejor al menor peso y circunferencia del balón nº 4. El niño tiene una mayor sensibilidad con este balón.

24.- Exige más capacidades coordinativas y habilidad que fuerza explosiva. Así, se da más importancia y se favorece más al jugador hábil que al jugador acelerado en su desarrollo físico.

25.- Favorece el desarrollo de la lateralidad (empleo más frecuente del pie menos hábil).

 Autor: Horst Wein (Licenciado en educación física y formador de fútbol)

08/12/2009 20:57 entrenadordefutbol #. - el entrenamiento No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris