Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema TÉCNICA INDIVIDUAL.

Técnica individual: El tiro (1).

CONCEPTO:

El tiro es la acción técnica individual consistente en todo envío del balón sobre la portería contraria teniendo como fin introducirlo en la misma. Este golpeo podrá realizarse con todas las superficies que permite el reglamento, con especial importancia de los pies y la cabeza.

Es la acción suprema del fútbol y el último golpeo de balón que realiza un atacante sobre la portería adversaria. El tiro es el fin último o el máximo objetivo del juego.

Aunque un equipo juegue con la mejor técnica, sus evoluciones tácticas sean racionales, su condición física sea óptima y su capacidad defensiva sea màxima, si el equipo no marca, el equipo no gana. De ahí la vital importancia del tiro a puerta.

Con driblings y combinaciones se preparan las ocasiones de gol y estas últimas se concretan por medio de los tiros a puerta, los que representan la fase decisiva de todo movimiento ofensivo, sea colectivo o individual.

ASPECTOS GENERALES Y FACTORES A TENER EN CUENTA PARA REALIZAR UN BUEN TIRO:

a.- El tiro debe ser preciso, espontáneo y potente. Para ello el jugador debe dominar la técnica del golpeo con todas las superficies de contacto, tener dominio en los apoyos, buena coordinación de movimientos, gran equilibrio y un punto de partida y acompañamientos  adecuados.

b.- La superficie de contacto a emplear y la precisión, son directamente proporcionales (a mayor superficie de contacto, mayor precisión).

c.- La superficie de contacto a emplear y la velocidad, son inversamente proporcionales (a menor superficie de contacto, mayor velocidad de salida).

d.- La ejecución ha de ser lo más rápida posible pues en el fútbol sorprender al contrario siempre constituye una ventaja.

e.- Un tiro ha de ser ejecutado con decisión, valentia, confianza, convencimiento, agresividad deportiva y concentración en la acción.

f.- Siempre hay que mirar y observar la posición o situación del guardameta  antes de tirar a gol e incluso saber sus puntos fuertes y débiles.

g.- Hay que saber tomar decisiones muy rapidamente (pensar rápido que superficie de golpeo utilizar , que tipo de tiro y a que zona de la portería apuntar, teniendo en cuenta la orientación, situación de la portería, altura, dirección, velocidad del balón, etc.).

h.- La zona que elijamos desde donde ejecutar el tiro ha de tener ángulo con respecto a la portería, y estar a una distancia desde la que se pueda llegar. Es importante habituarse a ocupar todas las zonas de tiro.

i.- Debemos entrenar la ejecución del tiro con ambas piernas, pues sólo así podremos considerarnos jugadores completos y debemos ser perseverantes en el tiro.

j.- Las partes o zonas del balón son importantes según la finalidad que pretendamos. La parte central del balón nos proporciona mucha potencia y una trayectoria rectilínea a media altura, la parte superior del balón nos proporciona poca potencia y una trayectoria rasa o con botes, la parte inferior del balón nos proporciona mucha potencia y trayectorias elevadas y las partes laterales del balón nos proporcionan efectos en general y una potencia media.

k.- Si el balón viene en malas condiciones o no se está preparado para chutar, no se debe tirar por tirar, hay que controlar el balón mediante un control orientado o pasarlo a otro compañero.

l.- Hay que tener visión de la situación de los compañeros. Es muy importante saber elegir las mejores opciones, y no tirar a gol si un compañero está claramente mejor situado.

TIPOS DE TIRO (La variedad de posibles acciones de tiro es muy extensa):

a.- Respecto al jugador:

- Si lo ejecuta parado esperando el balón.

- Si lo realiza en movimiento recibiendo el balón.

- Si lo efectúa después de una acción técnica individual (control, regate, finta o conducción).

- Si lo realiza con o sin oposición del adversario.

b.- Respecto al balón:

- Según su procedencia (frontal, de atrás, lateral o diagonal).

- Según su altura (rasos, altos (aplicación de las voleas) o a media altura).

- Según su posición (si el balón está parado (aplicable a los tiros libres) o en movimiento).

- Según su llegada (sin botes, botando, con un bote o a bote pronto).

- Según su trayectoria (con o sin efecto, ascendente o descendente, rectilíneo, paralelo al suelo o curvilíneo).

c.- Respecto a la portería:

- Según el ángulo de tiro (frontal, angulado o semiangulado).

- Según la zona de tiro (según la distancia sea corta, media o larga).

CUANDO ES ACONSEJABLE EL TIRO:

a.- Cuando las posibilidades de golpeo pueden conseguir éxito al estar en zona de tiro con una distancia adecuada.

b.- Cuando el ángulo de tiro se presenta favorable.

c.- Cuando se puede efectuar o no es necesaria otra acción técnica previa.

d.- Cuando el guardameta se encuentra tapado por defensas y adversarios.

e.- Cuando hemos desequilibrado al guardameta con una finta previa.

CUANDO NO ES ACONSEJABLE EL TIRO:

a.- Cuando un compañero se encuentra en mejor situación y se le puede pasar el balón.

b.- Cuando se carece de ángulo de tiro.

c.- Cuando las posibilidades de llegar a puerta, por la distancia o por la zona de tiro, no són buenas.

d.- Cuando el balón viene en malas condiciones, es perceptivo realizar un control orientado previo.

Técnica individual: El tiro (2).

 

SUPERFICIES DE CONTACTO DEL GOLPEO CON EL PIE:

En un partido de fútbol se utilizan varios tipos de tiro dependiendo de las circunstancias. La diferencia fundamental está en LA SUPERFICIE DE CONTACTO. Cada superficie tiene unas características específicas y es adecuada según el tipo de tiro que se busque:

A.- INTERIOR DEL PIE:

SE UTILIZARÁ CUANDO:

a.- La distancia con respecto a la portería sea corta.                                            b.- Se busque seguridad y precisión y no mucha colocación, velocidad y potencia.

ERRORES MÁS FRECUENTES AL UTILIZAR EL INTERIOR DEL PIE:

a.- En vez de echar el cuerpo ligeramente hacia delante, hacerlo hacia atrás, perdiendo control sobre el tiro y elevando el riesgo de mandarlo arriba.

b.- No tocar con fuerza el balón y realizar un tiro demasiado suave.

c.- No aprovechar toda la superficie posible de golpeo o golpear el balón con parte de la planta del pie (error frecuente en balones que no son rasos).

 REALIZACIÓN DEL GESTO TÉCNICO:

a.- Correr hacia el balón en línea recta (3-4 metros máximo), la carrera ha de ser ligera.

b.- Cuerpo ligeramente hacia delante a la hora del golpeo, mirada en el balón.

c.- La pierna de apoyo debe estar ligeramente flexionada por la rodilla y la punta del pie mirando a la dirección del golpeo.

d.- El pie de ejecución debe estar con la punta angulada hacia arriba y mirando hacia fuera completamente con el tobillo fijo.

e.- Acompañar el movimiento del balón con la pierna. Golpeo con la máxima superficie.

f.- La altura que coja el balón dependerá de la zona donde lo golpeemos, en el centro del balón si queremos que sea raso o debajo del centro si queremos que coja altura.

VENTAJAS  DE UTILIZAR EL INTERIOR DEL PIE:

Asegura mejor la dirección del balón ya que golpeamos con la mayor superficie del pie (es difícil no acertarle al balón).

DESVENTAJAS  DE UTILIZAR EL INTERIOR DEL PIE:

Es un tiro previsible, difícil sorprender. Es un tiro muy preciso pero con poca potencia. En plena velocidad es difícil adecuar la zancada para ejecutarlo y muy fácil trompicarse al intentarlo.

B.- EMPEINE INTERIOR DEL PIE:

SE UTILIZARÁ CUANDO:

a.- La distancia respecto a la portería sea media.

b.- Se busque una precisión y una buena colocación del balón con moderada potencia.

c.- Se necesite dar efecto al balón.

ERRORES MÁS FRECUENTES AL UTILIZAR EL EMPEINE INTERIOR DEL PIE:

a.- Utilizarlo en distancias demasiado largas llegando sin fuerza el balón a la portería.

b.- Echar demasiado atrás el cuerpo saliendo demasiado alto el balón.

c.- Golpear demasiado lateralmente el balón adquiriendo éste demasiado efecto.

d.- No realizar un acompañamiento adecuado (no cogiendo apenas efecto el balón).

REALIZACIÓN DEL GESTO TÉCNICO:

a.- Si estás parado realizar una carrera de aproximación al balón de 6-7 metros. La aceleración ha de ser uniforme.

b.- El paso anterior a golpear el balón hay que alargarlo un poco.

c.- La pierna de apoyo tiene que situarse a 25-30 cm del balón y hacia un lado.

d.- El tobillo y pierna de apoyo se doblan ligeramente.

e.- El torso se inclina desde la cadera al lado opuesto.

f.- Balanceo de brazos y mirada en el balón.

g.- La punta de la bota chutadora mira hacia fuera.

h.- Golpear el balón, no en el centro sino lateralmente para que adquiera una ligera rotación.

i.- La altura que coge el balón viene determinada por la inclinación de la parte superior de nuestro cuerpo y la zona de golpeo del balón.

j.- Se debe acompañar el arco del balón con la pierna chutadora, estirando la pierna hacia delante y aflojando la tensión muscular.

VENTAJAS  DE UTILIZAR EL EMPEINE INTERIOR DEL PIE:

Es el tipo de tiro más utilizado porque permite combinar potencia, colocación y efecto. Bien ejecutado es el más difícil de detener para el portero.

DESVENTAJAS  DE UTILIZAR EL EMPEINE INTERIOR DEL PIE:

Hay que saber jugar con el equilibrio entre potencia, colocación y efecto, y esto es difícil. Muchos jugadores abusan de él y se olvidan del empeine total, del exterior y del interior, limitando así las posibilidades de su juego.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Técnica individual: El tiro (3).

C.- EMPEINE TOTAL DEL PIE:

SE UTILIZARÁ CUANDO:

a.- La distancia y el ángulo respecto a la portería sea grande.

b.- Cuando se busque máxima potencia.

ERRORES MÁS FRECUENTES AL UTILIZAR EL EMPEINE TOTAL DEL PIE:

a.- No golpear en el centro del balón.

b.- Lentitud en su ejecución.

c.- No lanzar la pierna de golpeo suficientemente desde atrás, con lo cual se pierde potencia y perfección en la ejecución del gesto.

REALIZACIÓN DEL GESTO TÉCNICO:

a.- Correr detrás del balón 6-7 metros.

b.- La dirección de la carrera ha de ser la misma que la dirección del balón.

c.- Los primeros pasos han de ser cortos pero el último ha de ser largo,  de modo que permita

precisar la posición y tirar la pierna chutadora hacia atrás.

d.- La pierna de apoyo debe estar situada a 10-15 cm a un lado del balón.

e.- El pie chutador debe estar en el plano vertical del balón.

f.- El torso tiene que estar casi vertical, el brazo contrario se mueve hacia delante y el otro balancea.

g.- En el momento del contacto la rodilla tiene que estar ligeramente doblada.

h.- Si se busca un golpeo raso, hay que colocarse perpendicular al balón, teniendo la rodilla y la pierna de apoyo ligeramente más atrás.

i.- En el acompañamiento posterior la pierna ha de seguir al balón alargada completamente.

VENTAJAS  DE UTILIZAR EL EMPEINE TOTAL DEL PIE:

Permite dar al balón la mayor potencia posible, pudiendo tirar a puerta desde posiciones alejadas. Si está bien dirigido, es muy difícil detenerlo para el portero. Aunque no se meta gol puede dar pie a un rechace posterior.

DESVENTAJAS  DE UTILIZAR EL EMPEINE TOTAL DEL PIE:

Es  muy difícil darle una buena colocación. El mecanismo de ejecución ha de ser casi perfecto, de lo contrario pierde toda su efectividad. Necesita de cierto espacio para “armar” el tiro, no es un tiro rápido, si se quiere una correcta ejecución.

D.- EXTERIOR DEL PIE:

SE UTILIZARÁ CUANDO:

a.- es un tipo de golpeo utilizado normalmente como recurso en defecto del resto, que viene dado por una especial posición de nuestro cuerpo o por una necesidad de dar  efecto al balón, básicamente para desviar un pase raso que recibimos muy cerca de portería.

b.- Posiciones muy cercanas a la portería  y en las que, generalmente no hay opción de realizar un control para una mejor situación de remate.

ERRORES MÁS FRECUENTES AL UTILIZAR EL EXTERIOR DEL PIE:

a.- No adecuar el posicionamiento de la pierna pasiva.

b.- Meter el pie de golpeo demasiado abajo con lo que el balón rota con efecto hacia nosotros.

REALIZACIÓN DEL GESTO TÉCNICO:

Atacamos la pelota desde una posición lateral.

El último paso se alarga más, justo antes del contacto con la pelota, para incrementar la potencia de golpeo.

El golpeo tiene que ser en el lateral del balón, aunque variará según la dirección que necesitemos dar al balón.

El tronco con ligera inclinación hacia delante (excepto en las ocasiones en las que se intente elevar el balón).

Punta del pie de ejecución hacia abajo y golpeo con la parte exterior del pie, aunque variará según la dirección que necesitemos dar al balón.

Darle mucha fuerza al golpeo o aprovechar la fuerza que trae el balón, ya que de parado es una superficie con la que resulta muy difícil imprimir fuerza al balón.

VENTAJAS  DE UTILIZAR EL EXTERIOR DEL PIE:

permite dar gran efecto a la pelota. Es una opción generalmente poco esperada por el portero ya que desvía la trayectoria inicial del balón. Buen recurso en distancias cortas.

DESVENTAJAS  DE UTILIZAR EL EXTERIOR DEL PIE:

Es muy difícil dar potencia al golpeo. Es complicado aplicar correctamente el efecto deseado.

Técnica individual: El tiro (4).

 

E.- EMPEINE EXTERIOR DEL PIE:

SE UTILIZARÁ CUANDO:

a.- Es un tipo de golpeo utilizado normalmente como recurso en defecto del resto, que viene dado por una especial posición de nuestro cuerpo o por una necesidad de dar  efecto al balón.

b.- Posiciones muy cercanas a la portería (si el jugador va en carrera) o más lejanas si el balón está parado, y en las que generalmente, no hay opción de realizar un control para una mejor situación de remate o se busca sorprender al portero con el efecto que se imprime al balón.

c.- Jugadas de estrategia.

ERRORES MÁS FRECUENTES AL UTILIZAR EL EMPEINE EXTERIOR DEL PIE:

a.- No adecuar el posicionamiento de la pierna pasiva.

b.- No acompañamiento de la pierna activa.

c.- Golpeo demasiado lateral adquiriendo el balón mucho efecto pero poca potencia.

d.- No presentar correctamente la superficie de contacto y terminar golpeando con la puntera con lo que el balón adquiere poca fuerza, una trayectoria irregular y además puede causarnos una lesión de tobillo.

REALIZACIÓN DEL GESTO TÉCNICO:

a.- atacamos la pelota desde una posición lateral o frontal.

b.- Dependiendo de la dirección que se pretenda dar al balón puede utilizarse el mecanismo más similar al empeine total o al empeine interior (cambiando en este caso las inclinaciones y orientaciones del cuerpo).

c.- El último paso se alarga más, justo antes del contacto con la pelota.

d.- El golpeo tiene que ser en el  lateral del balón, aunque variará según la dirección que necesitemos dar al balón.

e.- El tronco con ligera inclinación hacia delante (excepto en las ocasiones en las que se intente elevar el balón).

f.- Punta del pie de ejecución hacia abajo y golpeo con la zona exterior del empeine, aunque variará según la dirección que necesitemos dar al balón.

g.- Darle mucha fuerza al golpeo o aprovechar la fuerza que trae el balón.

h.- Acompañamiento de la pierna activa, alargándose por completo.

VENTAJAS  DE UTILIZAR EL EMPEINE EXTERIOR DEL PIE:

Permite dar gran efecto a la pelota. Es una opción generalmente poco esperada por el portero ya que desvía la trayectoria inicial del balón o le imprime una trayectoria con mucho efecto.

DESVENTAJAS  DE UTILIZAR EL EMPEINE EXTERIOR DEL PIE:

Es complicado aplicar correctamente el efecto deseado y es de muy difícil ejecución técnica.

F.- OTRAS SUPERFICIES DE CONTACTO:

Existen también otros tiros o remates de recurso ante situaciones forzadas, sin ángulo, en desequilibrio etc... en las cuales será igualmente válido introducir el balón en la superficie sea cual sea la superficie utilizada (siempre que la permita el reglamento), es decir, hombro, pecho, abdomen, muslo, rodilla, tibia, planta del pie, talón, puntera etc... Estas superficies no  se deben entrenar pues la optimización de su entrenamiento sería escasa en base a las pocas ocasiones en las que podríamos utilizarlas en el juego real.

Sí que sería de reseñar la utilidad de la puntera para realizar tiros sorpresivos a corta distancia, para llegar a un balón lejano y para los campos pesados o embarrados.

La volea, la semivolea y la chilena son otros tipos de golpeo donde se obtiene mayor potencia al estar el balón en movimiento y se utiliza en situaciones extremas en balones a media altura o altos.

ASPECTOS A TENER EN CUENTA EN LA ENSEÑANZA DEL TIRO:

Es necesario aprender a golpear bien el balón ya sea a balón parado o bien en el desarrollo de una acción colectiva. Para su enseñanza debemos tener en cuenta:

a.- Evitar repeticiones continuadas por riesgo de lesiones crónicas por sobrecarga.

b.-Utilizar balones con las características adecuadas para cada edad.

c.- Practicar el tiro en toda su gama de posibilidades, desde diferentes zonas y ángulos de tiro.

d.- Practicar con todas las superficies de golpeo posibles y con ambas piernas.

e.- Trabajar progresivamente  sin y con oposición y a balón parado o en movimiento .

f.- En edades tempranas trabajaremos especialmente el equilibrio y la coordinación general, con especial atención al proceso, explicación, demostración y corrección del gesto técnico y a la posición y movimiento de la pierna de apoyo, de la pierna de golpeo, de los brazos y del cuerpo.

g.-  Combinar los tiros a puerta con diferentes acciones técnicas previas tanto individuales como colectivas.

ANALISIS DE LA POTENCIA EN EL TIRO:

El jugador de fútbol cuando tira a portería debe concentrar toda su energía en un solo punto y librar esa energía en las centésimas de segundo en que el pie entra en contacto con el balón.

Los jugadores de fútbol que tienen un potente disparo (más de 100 Km/h), tienen unas condiciones especiales e innatas pero un entrenamiento programado puede mejorar mucho el tiro.

En las acciones repentinas como es el tiro, las fibras musculares que intervienen són las fibras rápidas y la energía que precisa el tiro se prepara con una combustión anaerobia de azúcar y se descarga explosivamente.

Un tiro potente depende  de la velocidad de contracción de las fibras rápidas y esto es algo innato pero que se puede mejorar con el entrenamiento fortaleciendo dichas fibras que almacenan más energía y mejorando también las fibras intermedias que se transforman poco a poco en fibras rápidas.

Este tipo de entrenamiento logra una coordinación intramuscular (contracción simultanea de todas las fibras de los músculos), logrando una gran aceleración. La coordinación intramuscular es importante pues casi todos los músculos y ligamentos del cuerpo intervienen en la acción del tiro (unos con contracción y otros con elasticidad).

La pierna que dispara sólo tiene una parte de la energía necesaria y sólo conseguiremos un potente disparo si coordinamos el movimiento completo.

Cada jugador tiene su constitución con unas palancas óseas que pueden favorecer o perjudicar la potencia del disparo y el movimiento del jugador, previo al disparo es fundamental.

FASES PARA OBTENER UN TIRO POTENTE:

a.- Impulso con carrerilla, como mínimo de cinco pasos, para obtener velocidad.

b.- Apoyo junto al balón y estiramiento de la musculatura de la pierna de golpeo hacia atrás, quedando tensa como un arco. Esta tensión anterior al disparo es la base de la contracción muscular del tiro.

c.- Contracción explosiva de los músculos del abdomen y del muslo, que lanzan a gran velocidad la pierna hacia adelante.

d.- El muslo frena un instante antes de establecer contacto con el balón y la pierna sale lanzada, con máxima aceleración, desde la articulación de la rodilla.

e.- El empeine tenso golpea el balón a más de 120 km/h y proyecta , en el momento del impacto y con toda la pierna extendida, toda la energía contenida. Simultaneamente la pierna de apoyo presiona el suelo con más fuerza.

Técnica individual: El golpeo con el pie.

CONCEPTO:

Es todo toque o lanzamiento que se da al balón de forma más o menos intensa o el contacto que se propina al balón, de forma consciente, aplicándole una dirección, altura (trayectoria) y velocidad determinadas.

Si el golpeo o toque se realiza de forma suave, se empleará para conducir, pasar en corto, hacer un autopase, etc, mientras que si el toque o golpeo es potente, se empleará para despejar, pasar en largo, tirar a gol, etc.

ASPECTOS DETERMINANTES DE LA DIRECCIÓN, VELOCIDAD Y ALTURA DEL BALÓN:

En el golpeo habrá que tener en cuenta algunos aspectos como: la carrera previa, la colocación del pie de apoyo, la zona de contacto con el balón, de la superficie de contacto, posición de los segmentos corporales, impulso y amplitud de la pierna  ejecutora, balanceo posterior.

El gesto técnico preciso, en cualquier tipo de golpeo, lo realiza todo el cuerpo. Pero es de suma importancia la colocación y el movimiento de las dos piernas para realizar un correcto golpeo de balón.

La pierna activa o de golpeo, como su nombre indica, es la encargada de impulsar el balón con un contacto. La pierna activa o de golpeo, es aquella que ejecuta el movimiento entrando en contacto con el balón, realizando el gesto técnico preciso.

La pierna pasiva o de apoyo es la que situada más o menos cerca o más o menos adelantada, dará a ese golpeo una dirección, precisión y fuerza adecuada. La pierna pasiva o de apoyo, es la que equilibra el momento de la acción.

La dirección que adquiere el balón depende de los siguientes aspectos:

a.- Zona del balón en la que se contacta o se recibe el golpeo.

b.- Zona del pie o superficie de contacto con la que se golpea el balón.

c.- El eje longitudinal del pie de apoyo.

d.- El eje de la superficie de golpeo, según esté orientada.

La velocidad que adquiere el balón depende de los siguientes aspectos:

a.- Superficie de contacto utilizada en el golpeo.

b.- Fuerza o potencia imprimida al balón en el golpeo.

c.- La velocidad del balón en el momento del golpeo.

d.- El sentido que lleve el balón antes del golpeo.

e.- La elasticidad del balón.

f.- La resistencia del aire.

La altura que adquiere el balón depende de los siguientes aspectos:

a.- La superficie de contacto con que se golpea el balón.

b.- La zona del balón donde se recibe el contacto.

c.- La altura que tenga el balón antes del golpeo.

SUPERFICIES DE CONTACTO:

a.- Empeine frontal o total:

Se emplea para golpeos fuertes y largos, imprimiendo gran velocidad y potencia al balón.

El pie está en flexión plantar y el golpeo se produce en el momento en que el balón toca el suelo o inmediatamente después.

Es un toque rápido y potente y el balón se encuentra al lado del pie de apoyo.

Con este tipo de golpeo prima más la potencia que la precisión por lo que será útil para lanzamientos lejanos.

b.- Empeine interior:

Se emplea para golpeos con efecto y son golpeos de gran precisión. Es utilizado en tiros, pases medios y largos y tiros con mucho efecto.

Se utiliza frecuentemente en los saques de esquina, así como en el lanzamiento de golpes francos directos.

La superficie de contacto del empeine interior comprende desde la base del dedo gordo hasta el tobillo interior.

En cuanto a la pierna de apoyo, como la dirección de la carrera no coincide con la que tomará el balón, hay un paso, anterior al golpeo, más largo. El pie de apoyo debe estar a unos 25 cm. del balón y se debe realizar una ligera flexión de rodilla y tobillo.

En cuanto a la pierna de golpeo, debe ir hacia atrás desde la cadera. La rodilla en el momento del golpeo está ligeramente flexionada y las articulaciones tensas.

El pie golpea el balón lateralmente en el centro y le imprime una ligera rotación y después la pierna continúa el recorrido extendiendo la rodilla.

La posición del cuerpo estará en función de cómo queramos que salga el balón y el brazo contrario a la pierna que golpea el balón se balancea lateralmente.

Los errores más comunes que se producen al realizar el golpeo con el empeine interior son dejar el cuerpo muy atrás, colocarse de frente al balón y tener la pierna de apoyo muy alejada.

c.- Empeine exterior:

Se emplea para golpeos con efecto y son golpeos con menor precisión que el empeine interior.

El jugador se sitúa ligeramente colocado hacia el lado de la pierna con la que vamos a golpear (si tiramos con la derecha nos colocamos a la derecha del balón y si es con la izquierda, al revés). El pie se gira un poco hacia adentro y se golpea el balón en su parte interior justamente al lado del centro.

Sus posibilidades de aplicación corresponden a las del golpeo con el empeine interior.

d.- Interior del pie:

Se emplea para golpeos seguros y cercanos. Son los de mayor precisión pero de menos velocidad.

Es el más utilizado por su precisión, asegura la dirección del balón y se emplea en remates y pases a distancias cortas.

La potencia es menor que con el empeine pero mejora la precisión.

El interior, sobretodo es utilizado para los lanzamientos de cerca y permite fintar al portero si la torsión de la pierna se efectúa en el último momento.

Hay que evitar siempre el mostrar demasiado nuestro movimiento de preparación.

La superficie de contacto del interior del pie comprende desde el dedo gordo al talón y tobillo interior.

La pierna o pie de apoyo se coloca a unos 10-15 cm. Del balón (eje longitudinal del pie paralelo a la dirección del tiro).

La pierna de golpeo se coloca girada hacia fuera desde la cadera (abrir la rodilla). Eje longitudinal del pie perpendicular a la dirección del tiro y la rodilla semiflexionada. En el momento del golpeo se aumenta el tono muscular, luego disminuye.

La posición del cuerpo debe estar inclinado ligeramente hacia adelante. El brazo contrario a la pierna que golpea, abierto y ligeramente adelante y el brazo de la pierna ejecutora, ligeramente flexionado y pegado al cuerpo.

e.- Exterior del pie:

Es un golpeo muy potente que da dos trayectorias al balón: recta si el contacto es muy directo y bombeada y curva si es tangente.

Este golpeo da efecto al balón porque rompe la trayectoria inicial y es muy utilizado para los lanzamientos que llegan de los extremos y los balones parados.

La situación es igual que para el golpeo con el interior, sólo que el pie se gira hacia adentro para mostrar el exterior del pie al balón y se golpea el mismo en la parte central o un poco exterior izquierda.

f.- Rodilla, talón, puntera y planta:

Son golpeos para sorprender y se utilizan normalmente como recurso, a excepción de los tiros a gol con la puntera en situaciones favorables.

El golpeo con la rodilla se realiza con el apoyo en la parte anterior del muslo, cuando el jugador no puede liberarse del balón por estar demasiado marcado y no puede ejecutar un golpeo clásico.

El golpeo con el talón es un golpeo de recurso, útil para engañar al contrario o ayudar a un compañero.

El golpeo con la puntera se utiliza en condiciones particulares como puede ser un terreno de juego embarrado o un charco de agua. Se utiliza delante y a distancia corta de la portería y en los despejes.

El golpeo con la planta es accidental para un jugador. Este golpeo tiene todas las posibilidades de engañar al contrario porque su trayectoria y dirección son inesperadas.

Técnica individual: El golpeo con la cabeza.

CONCEPTO:

Es cualquier contacto o toque del balón con la cabeza. El golpeo de cabeza es una ejecución técnica que se clasifica según la intención o circunstancia del juego en que se realiza.

Así en el aspecto ofensivo, se transforma en pase, desvío a gol, remate, prolongación, control o amortiguamiento y habilidad. En el aspecto defensivo, generalmente es una interceptación por despeje, desvío, corte o anticipación.  

El dominio de la técnica del juego de cabeza es imprescindible en el fútbol actual para poder aplicarla a todas las alternativas que se le plantean al jugador cuando el balón está en el aire.

No podemos olvidar las estadísticas, que señalan que el 20%  de los goles marcados en los partidos de fútbol, lo son con la cabeza.

SUPERFICIES DE CONTACTO DE LA CABEZA:

a.- FRONTAL:  Parte central de la frente, siempre que se pueda, es la superficie recomendada. Proporciona potencia y dirección.

b.- FRONTAL-LATERAL: Superficie adecuada para golpear balones laterales o desde una posición centrada cuando se quiera rematar lateralmente (hacia un lado). Proporciona potencia y dirección lateral. Es imprescindible complementarla con un buen giro de cuello.

c.- PARIETAL: Superficie de un tamaño mayor, normalmente utilizada para despejar la pelota de posiciones peligrosas para nuestro equipo (desvíos). También es utilizada en determinados remates, en los cuales la posición es forzada. Se pierde en dirección pero se gana en seguridad.

d.- OCCIPITAL: Fundamentalmente utilizada para ejecutar las prolongaciones. No se cambia la dirección o trayectoria del balón y sí su altura.

ASPECTOS GENERALES A TENER EN CUENTA EN EL JUEGO DE CABEZA:

a.- La coordinación de la carrera y el salto con la trayectoria y la potencia que trae el balón son fundamentales para el éxito del golpeo.

b.- Es fundamental saber la superficie de contacto a emplear más adecuada para cada finalidad en el golpeo de cabeza.

c.- La buena realización gestual del golpeo es básica para dar al balón la potencia y trayectoria deseadas.

d.- Es fundamental el movimiento de cuello, cabeza y arqueo del cuerpo previo al momento del golpeo (preestiramiento del tronco desde la cadera en contra de la dirección del golpeo).

e.- Es importante hacerse con un espacio para el movimiento de brazos y piernas, asegurándose la protección necesaria para una buena ejecución del gesto.

f.- Hay que procurar golpear al balón con la frente y si el remate es frontal la barbilla ha de ir en dirección al pecho.

g.- El jugador debe tener claro que debe ser él quien golpea el balón y no al revés, manteniendo siempre los ojos abiertos e intentando que la zona de contacto con el balón sea  en el centro de éste.

h.- En el momento del salto se debe realizar una elevación enérgica de los brazos flexionados y de la pierna de impulso en la batida (impulso adicional), realizando la batida a la altura máxima, no en dirección al balón.

i.- El salto debe realizarse en el momento oportuno, coordinado con el balón, detrás de la oposición (con el adversario delante y sin apoyar las manos en su espalda), con piernas abiertas empleando la pierna más próxima al adversario.

j.- La caída debemos realizarla sobre ambas piernas a la vez.

FASES DEL REMATE EN MOVIMIENTO (con salto):

A.-  INICIO O CARRERA:

a.- Comenzarla en el momento que creamos oportuno.

b.- Abrir los brazos para ganar espacio, equilibrio y protección.

c.- Piernas semiflexionadas para despegar mejor.

d.- Durante la carrera se debe seguir atentamente la trayectoria del balón.

e.- Es totalmente necesario, si se puede, saltar de frente y sin miedo.

B.- VUELO:

a.- Brazos abiertos pero no excesivamente.

b.- Piernas ligeramente separadas (abiertas) despegando con la pierna más cercana al adversario.

c.- Gran coordinación de  balanceos del tronco y del cuello (atrás y adelante, derecha e izquierda y viceversa).

C.- CONTACTO:

a.- Tener los ojos abiertos en el momento del contacto.

b.- Mantener la visión de los compañeros, adversarios y del terreno de juego (visión periférica).

c.- Seguir la trayectoria del balón para sincronizarla con el momento del contacto.

d.- No tener miedo, ni al balón, ni al contacto con el contrario (decisión y valor).

e.- Seleccionar la superficie de contacto de la cabeza a utilizar más adecuada para una mejor precisión y potencia en el golpeo.

f.- Cuello importante: inclinar hacia atrás antes del golpeo y hacia delante una vez se ha contactado con la pelota.

g.- Cuerpo con el mismo mecanismo que el cuello, arqueando hacia atrás y posteriormente hacia delante.

D.- ACOMPAÑAMIENTO:

a.- Acompañar el balón con movimiento del cuello.

b.- Seguir con la mirada la dirección de la pelota.

c.- Estar atento hacia una posible jugada posterior (la segunda jugada en el fútbol es tan o más importante que la primera).

FASES DEL REMATE ESTÁTICO (parado y sin salto):

a.- Moverse para encontrar el balón. Se debe buscar y golpear el balón, nunca dejar que lo haga el balón con nosotros, para darle dirección y evitar dolor en el golpeo.

b.- Es recomendable tener una pierna más adelantada que la otra, para obtener equilibrio y ganar en fuerza en el momento del contacto.

c.- Muy importante el giro de cuello y acompañamiento posterior (en una posición estática es relativamente más sencillo y más importante, ya que es más difícil imprimir al balón la fuerza necesaria).

TIPOS DE GOLPEO DE CABEZA:

a.- Prolongaciónes (el balón no cambia de trayectoria aunque puede cambiar de altura).

b.- Desvios (el balón cambia de dirección y de trayectoria), serán interceptaciones o cortes si los desvios son defensivos y pases o remates si los desvios son ofensivos.

c.- Despejes (cuando alejamos el balón de nuestra propia portería).

d.- En posición estático (parado) o en movimiento (carrera).

e.- Con salto o sin salto.

f.- En plancha ( si nos lanzamos hacia el suelo para rematar un balón bajo).

g.- Picado o bombeado (según lo rematemos de una manera u otra).

ERRORES MAS FRECUENTES:

- No coordinar la carrera y el salto con la trayectoria y potencia del balón.

- No preocuparse de la protección respecto a los adversarios durante el salto y el golpeo.

- No mantener los ojos abiertos en el momento del golpeo.

- No golpear el balón, dejar muerta la cabeza.

- No preocuparse de utilizar la superficie de contacto adecuada.

Técnica individual: La habilidad y destreza.

CONCEPTO:

Habilidad es la capacidad que tiene el jugador de dominar el balón por el suelo o por el aire mediante más de dos contactos con cualquiera de las superficies de contacto permitidas por el reglamento.

Por tanto, es toda acción en posición estàtica o dinàmica que permite tener el balón en poder del jugador con el fin de superar a uno o varios adversarios y facilitar la acción y desplazamiento de los compañeros.

Las acciones de habilidad son necesarias cuando no hay posibilidad de juego directo (por demasiada oposición o sin salida, para esperar apoyos, para perder tiempo en beneficio propio, etc) buscando como fin primordial un caracter netamente ofensivo con una acción posterior eficaz en beneficio propio o del equipo.

Si la destreza es la habilidad, arte, primor o propiedad con que se hace algo, este concepto adaptado a la técnica del fútbol sería el arte con que un jugador desarrolla sus habilidades técnicas. La destreza es la cualidad de realizar las acciones más complejas y creativas con el balón.

Por lo tanto, entendemos como destreza la capacidad de realizar cualquier acción técnica con una calidad especial que la hace ser de compleja realización. Así un remate de chilena sería una acción de habilidad en el tiro, un pase de espuela sería una acción de habilidad en el pase, etc...

CONSIDERACIONES GENERALES:

El jugador hábil se puede considerar como un malabarista, pero se diferencia del mismo en que persigue con sus acciones el beneficio del conjunto. Un jugador hábil puede descentrar por completo a varios adversarios, erigiéndose en un gran conocedor de la técnica individual y, aunque esta acción debe ser un recurso del juego, hay que perfeccionarla evitando el uso abusivo de ellas, y buscando, como fin primordial, un caràcter netamente ofensivo, y, por consiguiente, una acción posterior eficaz.

Todas las acciones básicas dentro del juego deben efectuarse con habilidad; por lo tanto, el entrenamiento específico de la habilidad debe procurar abarcar, la mayor parte posible, las facetas técnicas, buscando en estas sesiones la mayor dificultad, asemejando posibles fases del juego que tengan que solucionarse con habilidad.

El jugador debe entender que esta acción técnica no es una finalidad en sí, sino un medio aplicable a las distintas acciones técnicas, para mantener la posesión del balón y dar un sentido a la jugada.

Dependiendo de si se aplica al control, a la conducción o al regate, e incluso al tiro o al pase si hablamos de la habilidad como destreza, adoptará los mecanismos de ejecución y los principios básicos de todos ellos.

ALGUNAS CUALIDADES QUE DEBE REUNIR UN JUGADOR HÁBIL:

a.- Gran dominio del balón (variedad, calidad y precisión en los contactos) y saber desarrollar la acción en un espacio reducido del terreno de juego con el balón en su poder.

b.- Temple adecuado, utilizando la superficie de contacto adecuada, según el objetivo de la acción a pesar de la velocidad de ejecución.

c.- Concentración sobre el balón apreciando su trayectoria, dirección, efecto y velocidad.

d.- Gran dominio y correcto ajuste del cuerpo (precisión), manteniendo un correcto equilibrio.

e.- Rapidez física en movimientos cortos y mental pensando la acción posterior a realizar.

f.- Claridad de ideas para su ejecución, decisión y sangre fría en su realización.

g.- Variedad multiple en las acciones (imaginación y fantasia), presentando una gran gama de acciones para descontrolar al adversario (astucia).

TIPOS DE HABILIDAD:

Todos estos tipos son combinables entre sí.

a.- Estática: El jugador no se desplaza. Su aplicación al juego es bastante escasa y se limita a acciones de finta (previas a un regate), o a la típica acción de habilidad en una zona cercana al córner para golpear el balón hacia el área.

b.- Dinámica: El jugador se desplaza y como en el caso anterior, se reduce en el juego real a acciones de recurso, el jugador en movimiento la utiliza para por ejemplo llevar en carrera un balón con la cabeza sin que toque el suelo para no tener que reducir la velocidad de la carrera.

c.- Por el aire: Puede ser estática o dinámica, en ella el jugador maneja el balón dominándolo sin que caiga al suelo, lo cual puede tener un objeto de protección, temporización e incluso ser paso previo de un centro al área (como en el ejemplo citado anteriormente).

d.- Por el suelo: En este tipo de acciones de habilidad se busca una finalidad de regate o de recursos en la conducción del balón.

ERRORES MÁS FRECUENTES:

- No insistir en la utilización de ambas piernas.

- No preocuparse de la protección del balón.

- No buscar una aplicación al juego de la habilidad, convirtiéndola en una pura exhibición, inútil para el provecho del equipo.

FORMA DE ENTRENAMIENTO PARA MEJORA DE LA HABILIDAD:

Como esta acción es netamente individual, también su entrenamiento tiene un carácter individual. No debemos olvidar que son acciones prácticamente inmóviles en posesión del balón, teniendo que realizar un trabajo continuo con él hasta conseguir cierta automatización; pero siempre será más habilidoso quien posea más imaginación y fantasía, porque presentará una mayor gama de acciones para descontrolar al adversario.

Se buscarán movimientos con oposición estática, después con oposición dinámica y, por último, con oposición activa, por parte de un compañero de trabajo.

Se comienza por acciones simples y se va progresando al buscar una mayor variedad para luego incorporar obstáculos estáticos y dinámicos, debiendo conseguir un gran dominio del balón, del propio cuerpo y del espacio.

Se debe pensar como fundamental el destino del balón en la acción posterior de la habilidad (envío del balón a un compañero o a un lugar determinado).

Las acciones de habilidades se deben desarrollar en muy corto espacio de terreno y todas deben tener más de dos contactos.

Se debe invertir mucho tiempo para la mejora, realizar muchas repeticiones y ser perseverante en su realización (los equipos sudamericanos siempre se han caracterizado por su habilidad).

El entrenamiento se realizará después de tener el balón bien controlado y se efectuarán diferentes habilidades, finalizando la acción con un pase final o un remate:

-  Todo tipo de elevaciones del balón con cualquier parte del cuerpo.

- Contacto y traslado del balón en corto con el balón pegado a los pies, cabeza o muslo.

- Contacto con todas las partes del cuerpo buscando salvar oposiciones pasivas y dinámicas.

Técnica individual: El regate o dribling.

CONCEPTO:

Es la acción técnica que nos permite avanzar o progresar con el balón sobre el terreno de juego, conservando  y manteniendo su control o posesión y desbordando al adversario para que no intervenga en el juego.

El regate es una cualidad técnica de tipo personal llena de fantasía, imaginación, habilidad y personalidad del jugador que lo realiza. Su ejecución nace con el propio individuo.

En el fútbol moderno la capacidad de regatear es una característica que diferencia al jugador imaginativo y creativo del resto de los jugadores.

Sin embargo hay jugadores que sin la necesidad de ser excesivamente hábiles con el balón son capaces de desbordar a un contrario e incluso a toda una línea del equipo oponente aprovechándose de todas las ventajas posibles ante el adversario, tales como la velocidad, la destreza y el cambio de ritmo.

Son jugadores que dotan a todas sus acciones de una gran dosis de decisión y confianza en sus propias posibilidades.

CUALIDADES QUE DEBE TENER UN BUEN REGATEADOR:

a.- Tener un perfecto dominio de su cuerpo. Debe tener una buena coordinación.

b.- Tener un perfecto dominio de los apoyos en el suelo.

c.- Tener un perfecto dominio del balón (habilidad técnica) pese a la oposición.

d.- Tener buen equilibrio, manteniendo el centro de gravedad bajo.

e.- Tener perfecta visión de la situación de los demás (compañeros y adversarios) en el campo.

f.- Tener el balón muy cerca, a veces debajo, sin perder en ningún momento su control.

g.- Saber mantener la distancia con el oponente, no echarse encima, y mirar la colocación de los pies del adversario. El jugador atacante no depende sólo de sí mismo, sino también de las actitudes defensivas de su adversario.

h.- Saber y tener bien clara la acción posterior a realizar tras el regate.

i.- Tener buen cambio de ritmo en la progresión (salida explosiva en la progresión), para desplazar el balón fuera del alcance del adversario y engañarle..

j.- Tener buena velocidad de ejecución y de reacción.

k.- Tener una buena imaginación, habilidad, destreza y un variado repertorio de regates.

l.- El regate estará acompañado siempre de la sorpresa o el engaño y el regate debe realizarse con creatividad y confianza.

COMO REALIZAR UN BUEN REGATE:

1.- Encarar al jugador contrario, fijando su posición.

2.- Bajar el centro de gravedad (semiflexión de rodillas) con el objetivo de lograr un mayor dinamismo y una mayor posibilidad de impulsión para arrancar en velocidad.

3.- Equilibrio y coordinación de movimientos de nuestro cuerpo con el balón.

4.- Engaño con el cuerpo (finta) o en su defecto cambio de dirección del balón fuera del alcanza del contrario.

5.- Cambio de ritmo, que nos permita dejar atrás al jugador adversario.

TIPOS DE REGATE:

Los regates pueden ser realizados de frente o de espaldas y, en estos últimos, siempre hay una finta previa.

1.- Simple:

Es aquel tipo de regate en el cuál no se efectúa ninguna acción previa de engaño (finta).

Consiste en un simple cambio de ritmo o dirección sin necesidad de finta ninguna (es el típico regate del jugador que va en carrera y conducción). Es muy difícil su existencia en forma pura ya que es prácticamente inevitable realizar una mínima finta. Se podría decir que existen tres tipos:

- Jugador y balón cambian en la misma dirección.

- Jugador y balón cambian en diferente dirección.

- Jugador cambia de dirección y el balón sigue en la misma dirección.

El autopase, pese a su nombre, es un tipo de regate espectacular que consiste en lanzar el balón por un lado o por encima (sombrero) del adversario, para recogerlo por el otro lateral a su espalda.

2.- Compuesto:

Es aquel tipo de regate en el que se realiza una finta o engaño previos.

 VENTAJAS QUE SE PRETENDEN CON EL REGATE:

a.- Permitir el desmarque y la penetración de los compañeros.

b.- Desequilibrar al adversario y dejarlo fuera de la jugada.

c.- Colocarnos en situación de una segunda acción.

d.- Crear una situación negativa o una psicología negativa al contrario.

e.- Ganar tiempo.

f.- Improvisar acciones.

g.- Tener el balón, y por lo tanto ser dueño del juego, para darle seguridad, velocidad y enganyar constantemente.

h.- Desahogo para los compañeros en algún momento.

ERRORES MÁS FRECUENTES AL REALIZAR UN REGATE:

1.- No atreverse a realizar el regate, cuando el momento y lugar son adecuados, por miedo al robo de balón.

2.- Realizar regates en exceso para el lucimiento personal perjudicando la progresión del juego ofensivo del equipo, enervando a compañeros, provocando a los adversarios, arriesgándose a una posible lesión y a la pérdida del balón.

3.- Trompicarse y precipitarse en la realización del regate, por estar pensando en la jugada posterior antes de haber finalizado la acción de regate, la cual debe requerir mi atención máxima.

4.- No equilibrarse correctamente durante la realización del gesto lo que hace que el jugador salga trompicado del regate, perdiendo efectividad.

5.- No ejecutar el cambio de ritmo adecuado después de la finta, lo cual impide la superación del adversario.

JUSTIFICACIÓN DEL REGATE:

a.- En el área contraria, para conseguir ángulo de tiro. Hay situaciones en las que difícilmente se podría conseguir un gol si no fuera porque previamente gracias a un regate se ha conseguido un buen ángulo de tiro.

b.- Cuando el poseedor del balón se encuentra aislado o en zonas cercanas a la portería adversaria muchas veces es necesario el regate.

c.- Para clarificar una acción posterior. Hay ocasiones en las que gracias al regate se logra una ventaja sobre el contrario que será determinante para el desarrollo de la jugada.

LA NO JUSTIFICACIÓN DEL REGATE:

a.- Cuando el pase es posible. En muchas ocasiones, un pase o un tiro es mejor opción que realizar una acción de regate.

b.- En el área propia, rodeado de adversarios. En zonas cercanas a nuestra portería, regatear se puede convertir en una acción muy peligrosa para nuestro equipo.

c.- Cuando existe claro ángulo de tiro. Hay situaciones en las que por culpa de un regate innecesario puede perderse el ángulo de tiro y con ello perder una buena jugada de peligro. Existiendo ángulo de tiro para el poseedor del balón la acción de regate es innecesaria en la mayoría de los casos.

Técnica individual: La conducción (1).

CONCEPTO:

La conducción es la acción técnica que realiza el jugador al controlar y manejar el balón en su rodar por el terreno de juego.

CONSIDERACIONES GENERALES:

Importante en su enseñanza es la progresión, es decir, de lo lento y sencillo pasar a lo rápido y superior.

En el fútbol moderno su utilización ha quedado reservada a circunstancias puntuales ya que normalmente resta velocidad al juego, y en el fútbol actual eso supondría un enorme perjuicio.

No obstante se demuestra útil en algunas ocasiones como las siguientes: Acciones de contraataque, acciones de temporización del juego y la acción de rebasar líneas rompiendo la presión adversaria.

BASES PARA UNA BUENA CONDUCCIÓN:

1.- “ Acariciar” el balón. (Significativo de la precisión del empuje, golpeo y fuerza que el jugador aplica al balón en su rodar por el terreno de juego).

2.- La visión entre espacio y balón. (Significativo de mantener una adecuada y repartida visión del balón, de los compañeros, los adversarios y el terreno de juego). (VISIÓN PERIFÉRICA)

3.- La necesidad de la protección del balón. (Significativo de proteger bien la posesión del balón mediante una adecuada cobertura, manteniendo el balón lejos del alcance del contrario poniendo para ello nuestro cuerpo entre el contrario y el balón). (COBERTURA TÉCNICA)

4.- No abusar de la conducción. (Significativo de que el abuso de esta acción técnica ralentiza el juego y nos expone a sufrir entradas y lesiones).

5.- Distancia adecuada del jugador y el balón. (Significativo de que el balón siempre esté al alcance del jugador que realiza la conducción y que siempre pueda dominarlo).

CONCEPTO DE VISIÓN PERIFÉRICA:

En el fútbol es indispensable, para poder captar rápidamente la situación de juego y con ello reaccionar de forma efectiva, el percibir todo movimiento del balón, compañeros de equipo y contrarios que se desplazan por el terreno, sin tener necesariamente que girar la cabeza en esa dirección.

El concepto de visión periférica está relacionado inevitablemente con el concepto de campo visual y es la mayor o menor capacidad del jugador de identificar compañeros y adversarios alrededor del punto de fijación que es lo que permite evaluar la extensión de su campo visual, de modo que la visión periférica determina la amplitud del campo visual.

Las funciones que realiza la visión periférica en el juego se pueden resumir en tres: detección, identificación y valoración.

La detección es el proceso que permite al jugador captar la aparición de nuevos estímulos a los que en principio no estaba orientado con sus órganos visuales y, sobre todo, con la visión central. La visión periférica no sólo detecta estímulos externos para orientar la visión central sino que es capaz de identificarlos. En fútbol, concretamente, la identificación más importante es la de conocer si el estímulo que aparece en el campo visual externo es compañero u oponente.

La capacidad de percibir los estímulos por las zonas periféricas, alejadas del punto central de la visión (arriba, abajo, a la izquierda, a la derecha, oblicuo arriba y a la derecha, etc.), cuando nos encontramos con la vista mantenida al frente, es muy diferente en cada jugador, pero esta posibilidad de ver objetos en movimiento o fijos en la distancia - y en esos ángulos - en ocasiones es premisa indispensable para la anticipación requerida a la jugada del contrario, en el momento de interceptar un balón, de culminar eficientemente una jugada con los propios compañeros de equipo, etc.

Es por ello conveniente caracterizar brevemente este fenómeno perteneciente a la percepción espacial que, cuando se encuentra mal desarrollado, puede ocasionar numerosos errores en la acción táctica.

La misma depende de la disposición de los conos y bastoncillos (células responsables de la sensibilidad visual) en la retina y constituye el marco externo del campo visual, por lo que a mayor visión periférica, mayor campo visual poseerá el jugador.

Se va desarrollando a través de la vida. Los niños hasta los 6 - 7 años poseen lo que se denomina visión tubular, ya que su campo visual es muy estrecho, no captan los estímulos periféricos. Por esto, las actividades físicas y pre-deportivas con ellos deben programarse teniendo en cuenta esta situación.

La visión periférica es entrenable y es una de las cualidades que debe desarrollar el jugador ya que tendrá más información sobre la situación, realizando una toma de decisiones más adecuada.

En el fútbol influye de forma notable en la percepción adecuada de las acciones de juego, de ahí que la eficiencia en la percepción de la situación táctica dependa, entre otros aspectos psicológicos, de un buen nivel de desarrollo de la visión periférica.

Técnica individual: La conducción (2).

 

 

CONCEPTO DE COBERTURA TÉCNICA DEL BALÓN:

Es la acción técnica de protección del balón por medio de la oposición corporal que va directamente ligada a la conducción del balón, siempre que exista la oposición directa de un adversario durante la conducción. No confundir con la cobertura táctica que es uno de los principios tácticos defensivos (sin posesión de balón).

Ofrece dos variantes según sea la acción y según sea la protección:

- Según sea la acción puede realizarse en carrera (dinámica) o de parado (estática).

- Según sea la protección puede realizarse de costado o de espaldas.

La cobertura, realizada en carrera o dinámica, es la acción técnica de la oposición corporal en busca de una mayor protección del balón ante la amenaza de un contrario, sin que la conducción sea alterada. Para ello, el balón será conducido con la superficie exterior del pie más alejado de la posición del contrario, interponiendo la mayor parte posible del cuerpo entre ambos.

La cobertura, realizada de parado o estática, admite las posibilidades de oponer nuestro cuerpo bien de espaldas o bien de costado, pero siempre procurando mantener distante el balón del oponente.

Tanto de una forma o de otra, el éxito dependerá de nuestra fuerza y habilidad.

Una de las dificultades y enemigo principal de la cobertura es que podemos recibir la carga, y ésta, según esté colocada nuestra base de sustentación en el momento que se realiza, podrá peligrar más fácilmente la protección del balón y, en definitiva, seguir siendo dueños del mismo.

SUPERFICIES DE CONTACTO:

Esta acción técnica se puede efectuar con todas las superficies de contacto del pie (interior, exterior, empeine, puntera, talón y planta) e incluso con el muslo y la cabeza.

El interior, exterior y empeine son las superficies de contacto más utilizadas en la conducción ya que proporcionan fuerza, precisión y velocidad de ejecución.

Para una correcta conducción, debemos impulsar el balón con el empeine exterior para poder llevar una carrera natural, haciendo uso del interior del pie para corregir posibles desviaciones del balón, manteniendo siempre la vista arriba observando las posiciones de compañeros y adversarios.

Además, y siempre como recurso, podemos hacer uso del talón (para cambios de dirección), de la planta (para cambios de ritmo en el juego, temporizaciones o alternancias) y de la puntera (cuando el terreno de juego esté embarrado o mojado).

BENEFICIOS DE LA CONDUCCIÓN:

1.- Mantener la iniciativa del juego (el dueño del balón es dueño del juego).

2.- Permitir el desmarque de los compañeros.

3.- Se progresa en el terreno de juego (lógicamente, a menos oposición, mayor velocidad, y a mayor oposición, menos velocidad).

4.- Se puede utilizar la conducción para temporizar.

PERJUICIOS DE LA CONDUCCIÓN:

1.- Cansancio físico-mental (el balón siempre es más rápido).

2.- Una excesiva conducción resta velocidad al juego, permitirá encontrar más obstáculos y reducirá espacios.

3.- Exponerse, por su abuso, a una lesión.

TIPOS DE CONDUCCIÓN:

- Lenta (con el interior) ó rápida (con el exterior y empeine).

- Simple (sin obstáculos) ó superior (con obstáculos).

- Según la dirección (curva, rectilínea, en zig-zag y en slalom).

- “Gambeta”: Con este nombre se conoce a la conducción realizada entre adversarios que se acompaña por lo tanto con regates a los mismos para poder continuar con la carrera y la posesión del balón (ver video en el apartado de curiosidades).

ERRORES MÁS FRECUENTES AL REALIZAR LA CONDUCCIÓN:

1.- No golpear con la fuerza adecuada al balón, de manera que o bien se escapa de nuestro control, o bien se nos queda atrás trompicándonos.

2.- Que no se realice una carrera natural, con lo cual se pierde un montón de velocidad.

3.- Que no se realice una adecuada cobertura o protección del balón para dejarlo fuera del alcance del adversario.

4.- Que al conducir no se mantenga una adecuada visión de compañeros, contrarios y terreno de juego (la llamada “visión periférica”).

5.- Que se conduzca en exceso, favoreciendo la organización defensiva del adversario, fomentando el cansancio y arriesgándose el jugador a una dura entrada y la consiguiente lesión.

Técnica individual: La finta.

CONCEPTO:

La finta son todos aquellos movimientos o acciones realizadas por el jugador, con o sin balón, con el propósito de engañar, confundir o distraer al contrario de la verdadera acción que se pretende realizar.

La finta es un mecanismo de engaño que tiene como objetivo que el contrario crea que vamos a realizar algo que no es nuestra intención real.

Son los movimientos de engaño y ademanes que realiza el jugador con el cuerpo para desorientar al adversario y así poder superarlo.

CONSIDERACIONES GENERALES:

La finta es un elemento fundamental en las acciones de regate, por lo tanto se convierte en una acción muy importante a la hora de desbordar o ganar ventaja con respecto a uno o varios adversarios. Es un elemento que forma parte del dribling.

La realización de buenas fintas tiene estrecha relación con la agilidad de movimientos y con la visión de juego.

La finta es un complemento básico del futbolista técnicamente bien dotado, y mucho más en el fútbol actual en el que es muy difícil encontrar un metro de espacio libre con lo que cualquier pequeño engaño puede facilitarnos una ventaja muy a tener en cuenta. 

CUANDO SE JUSTIFICA LA REALIZACIÓN DE LA FINTA:

- Cuando tenemos la proximidad del contrario.

- Para posteriores acciones técnicas.

- Para temporizar, desbordar, cambiar de ritmo y cambiar de dirección.

CUANDO NO SE JUSTIFICA LA REALIZACIÓN DE LA FINTA:

- Después de un regate.

- Cuando no está cerca el contrario.

- Cuando el pase o el tiro son posibles.

OBJETIVOS DE LA FINTA:

- Distraer la atención del adversario, para superarls.

- Para ganar tiempo y espacio.

- Para no perder la posesión del balón.  

ASPECTOS QUE SE REQUIEREN PARA REALIZAR UNA FINTA EFICAZ:  

1.- Imaginación, ingenio e improvisación constante.

2.- Reacciones rápidas e instantaneas. La ejecución ha de ser lo más rápida y sorpresiva posible.

3.- Decisión. Convencimiento de uno mismo para una buena realización.

4.- Coordinación, habilidad, velocidad de reacción y todas las cualidades de un buen regateador.

5.- Debe ser una acción llevada a cabo con la mayor naturalidad.

6.- Se fintarà con mayor seguridad, cuando el centro de gravedad caiga siempre lo más cerca posible del suelo, desplazandose lo menos posible lateralmente. Necesidad de descender el centro de gravedad para mantener el equilibrio.

7.- Cuando la distancia, entre el jugador que realiza la finta y el jugador que se quiere fintar, sea corta, éste no reaccionarà al movimiento engañoso y lo más probable es que entorpezca el paso o se apodere del balón.

8.- Debemos dar tiempo para que nuestros compañeros no caigan también en el engaño, por lo que debemos hacerla previamente a que los compañeros hayan tomado su decisión.

9.- Es una acción que otorga facilidad para realizar otra acción técnica o táctica posterior, como un tiro, un regate, una entrada, un desmarque, etc.

10.- Es fundamental realizar la finta hacia el lado opuesto al que utilizaremos para cobrar ventaja sobre el adversario.

ERRORES MAS FRECUENTES AL REALIZAR LAS FINTAS:  

- Precipitarse en la ejecución del gesto con lo que la finta pierde la efectividad.

- Intentar cobrar la ventaja por el lado hacia el cuál se realiza la finta con lo que se termina chocando con el adversario.

- Poca variedad de fintas por falta de imaginación, creatividad o copia.

- Excesivos amagos para la galería.

- Trompicarse en la finta por estar pensando ya en la acción posterior a realizar.

TIPOS DE FINTA:

a.- FINTAS REALIZADAS ANTES DE RECIBIR EL BALÓN EN BENEFICIO PROPIO:

En acciones defensivas, pueden realizarse de la siguiente manera:

- Valiendose de ellas para, posteriormente, interceptar (contacto con el balón). Fintar al poseedor del balón, es una acción defensiva. Se trata de amagar al poseedor del balón para que precipite su acción, en algunos casos incluso se pondrá nervioso y perderá el balón, lo cual nos va a ahorrar esfuerzo de recuperación.

- Cuando el engaño y toma de contacto son una sola cosa, siendo dicha acción el medio por lo que se vale la interceptación.

En acciones ofensivas, pueden realizarse de la siguiente manera:

- Cuando recibiendo el pase del compañero, se realiza el engaño y posteriormente es el contacto con el balón. Fintar antes de recibir el balón con el objetivo de engañar al marcador y hacerse con el balón en una posición ventajosa, el ejemplo claro es el balón que se va a recibir y se abre de piernas el jugador, dejándolo pasar mientras se gira ganando unos metros preciosos al rival.

- Al igual que en la acción defensiva, el engaño y la toma de contacto son el gesto válido para la posterior acción.

b.- FINTAS REALIZADAS DESPUÉS DE RECIBIR EL BALÓN EN BENEFICIO PROPIO:

Siempre son acciones ofensivas y pueden realizarse de la siguiente manera:

- Realizada para desbordar (regate compuesto). Fintar para un regate es decir, con un movimiento del cuerpo, incluso de los ojos,se desequilibra al adversario hacia el lado que se desea, para superarle por el lado contrario.

- Cuando se realizan para desequilibrar y buscar una eficacia posterior.

c.- FINTAS REALIZADAS SIN RECIBIR EL BALÓN EN BENEFICIO DE UN COMPAÑERO:

- Fintar para facilitar que un compañero reciba un balón es decir, con un gesto o movimiento se facilita que un compañero reciba el balón en mejor posición e incluso se le facilita su progresión si ya tiene el balón en su poder, el ejemplo claro es el del balón que cuando se va a recibir se abre un jugador de piernas, o se deja pasar para que lo reciba un compañero mejor situado.

Técnica individual: El control (1).

CONCEPTO:

El control es la acción de dominar el balón y prepararlo para ser jugado. 

El control, como su propia palabra indica, es aquella acción técnica individual que permite al jugador hacerse con el balón, dominarlo y dejarlo en la debida posición y buenas condiciones para ser jugado inmediatamente con una acción posterior.

El control será prácticamente la primera acción del jugador a la hora de recibir el balón, por ello es una acción tan importante, y por ello debemos poner la máxima atención en mejorar todo tipo de controles (a balones rasos, aéreos, y a media altura) y con toda clase de superficies (interior, exterior, pecho, muslo...).

De la eficacia de esta 1ª acción dependerá en gran medida la buena ejecución de las acciones posteriores (conducciones, tiros, pases...), y sobre todo, la consecución de un tiempo y un espacio que permita al jugador maniobrar con garantías de éxito.

 CONSIDERACIONES GENERALES:

- Es imprescindible un perfecto y rápido control para beneficiar al equipo.

- Al poder realizarlo con todas las partes del cuerpo, presenta variadas e interminables formas y posiciones.

- El jugador que domina esta acción representa gran ventaja para el conjunto.

- La intensa presión, velocidad y reducción de espacios obliga a la necesidad de ofrecer gran seguridad en el control para poder conseguir mayor velocidad en el juego, lo que aporta confianza y eficacia al conjunto.

- Se debe conocer, previamente al control del balón, la situación en el terreno de juego para reducir su velocidad y rápidamente pasarlo o realizar la acción posterior más conveniente.

- El control se diferencia de la habilidad en que se realiza con uno o dos contactos y la habilidad con un mínimo de tres.

- El pase es más rápido que el control, pero el control permite mantener perfecta armonía de ritmo en el conjunto cuando no tenemos ningún compañero en condiciones de recibir al primer toque. Además la excesiva velocidad que proporciona el pase, en ocasiones puede disminuir la precisión y por tanto la posesión.

-  El equipo que tenga jugadores que dominen el control a la perfección, será más veloz, seguro y ofensivo. Controlar el balón es hacerse dueño de él y quien es dueño del balón es dueño del juego.  

PRINCIPIOS BÁSICOS PARA REALIZAR UN BUEN CONTROL:  

Existen una serie de principios que son comunes a  todo tipo de controles y que habrá que tener en cuenta a la hora de poder realizar la acción técnica de una manera efectiva:

a.- Atacar el balón en lugar de esperarlo (hay que anticiparse e ir a buscar el balón en lugar de esperar a que llegue donde estamos situados). Este aspecto de desplazarse hacia la trayectoria del balón, es fundamental para poder realizar un buen control en situación real de juego, ya que dificulta las posibles anticipaciones del contrario, y a la vez otorga un tiempo extra al jugador, para poder realizar así el control de manera más cómoda.

b.-  La superficie de contacto que recibe el balón, no se mueve ni demasiado pronto ni demasiado tarde para amortiguar el impacto del balón. Se debe apoyar suficientemente el peso del cuerpo sobre el pie de apoyo cuando se reciban balones altos para no golpear el balón con parte del peso del cuerpo y el balón no rebote lejos.

c.- Orientarse el jugador, antes de recibir el balón y realizar el control, con respecto a la dirección que posteriormente daremos al balón, y con respecto a su posición, a la posición del contrario (necesidad de protección) y a la posición de los compañeros. Este aspecto es también fundamental especialmente en situaciones reales de juego, ya que una adecuada orientación del balón facilitará al futbolista una acción posterior (pase, tiro, regate, conducción…).

d.- Decidir la acción a realizar posterior al control, lo más rápidamente posible para sorprender al contrario y dotar de efectividad a la acción. Es importante controlar y dejar el balón, con un solo toque, en condiciones favorables para una acción posterior propia o de compañeros.

e.- Elegir la superficie adecuada de contacto que nos dé mayor seguridad a la hora de realizar la acción (ofrecer seguridad en la superficie de contacto que intervenga). La elección de la superficie de contacto cobra más importancia a medida que aumenta la cualificación técnica del futbolista. En la etapa de iniciación la superficie utilizada habitualmente es el interior del pie, ya que es la que más seguridad ofrece al jugador.

f.- Relajar la superficie de contacto, totalmente, en el momento de recibir el balón (efecto muelle para evitar que el balón rebote). Los músculos deben estar relajados al máximo para que el balón no rebote.

CUALIDADES NECESARIAS PARA UN PERFECTO CONTROL:

a.- Excelente equilibrio.

b.- Perfecta coordinación de movimientos.

c.- Total atención y visión sobre el balón, los compañeros y los adversarios.

d.- Gran flexibilidad muscular y articular.

Técnica individual: El control (2).

20110220120930-20110213224735-higuain-excelente-control-balon-rf-32114.jpg

SUPERFICIES DE CONTACTO:

El balón puede ser controlado con todas las partes del cuerpo, exterior e interior del pie, empeine del pie, planta del pie, cabeza, pecho y muslo e incluso las manos en el caso del portero.

Los controles pueden realizarse con balones rasos, balones a media altura (a la altura de la rodilla o del pecho), balones con bote y en balones altos y descendientes.

a.- PLANTA DEL PIE:

Hoy en día, por la velocidad con la que se juega al fútbol, este tipo de control se realiza en contadas ocasiones.

Esta superficie de contacto ha perdido en el fútbol moderno la importancia que tuvo antaño, debido a que inmoviliza por completo el balón, ralentizando irremediablemente el ritmo de juego.

Se utiliza para recibir balones que van directamente al jugador, en balones altos y también puede utilizarse a balones rasos, pero salvo acciones aisladas, (como la del delantero que se encuentra marcado y recibe un balón, inmovilizándolo para protegerlo) hoy día se ha visto sustituido por los controles con el interior y exterior del pie.

Para realizar un control con la planta del pie debemos:

- Colocarnos en línea con la trayectoria del balón y elevar el pie estirado con la puntera hacia arriba (se levanta un poco el pie con el que controlaremos la pelota).

- Presionar  el balón entre la suela de la bota y el terreno de juego, echando ligeramente el pie hacia atrás en el momento del contacto, para evitar el rebote (pisamos el balón con la planta en la parte superior de la pelota, con el pie un poco inclinado con la punta mirando hacia arriba).
- Mover con agilidad las piernas para poder orientar un balón que, si el control se hizo bien, estará clavado bajo la pierna activa.

b.- EMPEINE FRONTAL:

Este control se realiza para controlar balones altos descendentes que vienen de cara. La puntera debe recogerse ligeramente hacia atrás.

Este tipo de control puede ser tan eficaz como espectacular, si bien es cierto que su enorme dificultad y consiguiente riesgo, lo mantienen reservado a los jugadores mejor dotados técnicamente.

 Para realizar un control con el empeine frontal del pie debemos:

- Adecuar una buena postura de equilibrio al elevar la pierna activa en busca del contacto con el balón.

- Presentar el pie con el tobillo relajado y el empeine perfectamente estirado.

- En el momento preciso del contacto echamos el pie ligeramente hacia atrás, de manera que la pelota seguirá el camino de nuestro pie hasta el suelo.

- Es importante que en este momento movamos con presteza nuestra pierna de apoyo para buscar la orientación de nuestra jugada ya que, de lo contrario, el balón puede venírsenos muy encima pudiendo incluso llegar a trompicarnos con él.

c.- INTERIOR DEL PIE:

Este tipo de control se realiza en balones rasos.

El balón se detiene con la parte más ancha del pie, la que nos ofrece mayor seguridad. El secreto consiste en presentar el interior del pie (el pie debe ir al encuentro del balón) y relajarlo cuando llegue el balón, pues esto amortigua el impacto para que no rebote. En el punto de impacto hay que echar hacia atrás el pie para que el balón se detenga.

Para realizar un control con el interior del pie debemos:

- Atacar el balón, acortando las distancias hacia éste, apoderándose lo más rápidamente posible del balón. 

- El jugador se orienta situándose lateralmente para llevar el balón hacia la dirección que desea para realizar la acción posterior.        

- Presentar el interior del pie como superficie amplia y segura, adecuada para este tipo de control.

- Observar la acción de apertura de cadera que permite adoptar una posición de equilibrio que facilita la acción.    

- En el momento del recibir el balón relajar, contraer la superficie de contacto (muelle) para conseguir que el balón quede cerca de nuestro cuerpo (que no rebote).        

- Al mismo tiempo girar el cuerpo en dirección a la zona donde posteriormente queremos realizar la siguiente acción (pase, tiro, conducción...).     

d.- EXTERIOR DEL PIE:

Debemos enseñar este aspecto técnico cuando ya se domine el control con el interior del pie. Es también un tipo de control utilizado en balones rasos.

La clave para realizar este control con éxito estriba en absorber el impacto retirando el pie con el que se recibe el balón. Se ejecuta quitándole velocidad al balón con la retirada del pie a la llegada de la pelota.

La captura se realiza transversalmente a la pierna de apoyo cruzando la pierna que atrapa, por delante del cuerpo antes que llegue el balón. Se recibe con el pie vuelto hacia afuera formando un ángulo de captura entre el suelo y el tobillo y la cara externa del pie que atrapa. En el momento que la parte externa del pie establece contacto con el balón, la pierna que atrapa barre por delante del cuerpo llevándose el balón.

Este tipo de control es muy útil, pues deja al jugador en clara disposición de jugar el balón, se debe recibir y marchar en otra dirección.

El exterior del pie es una superficie menos segura que el interior y por lo tanto, para emplear este tipo de control, se requiere un mayor dominio técnico, un mayor equilibrio físico y una mejor visión de juego, ya que la protección y conservación del balón resultará más difícil. No obstante, el alcanzar también su dominio, nos dará una mayor riqueza técnica.

Para realizar un control con el exterior del pie debemos:

- Absorber el impacto del balón retirando levemente el pie con el que se recibe el balón.

- En el instante en que se va a recibir el balón, se cambia el peso del cuerpo hacia la pierna pasiva mientras se cruza por delante la pierna activa con el tobillo relajado para el contacto y la puntera ligeramente levantada.

- En el momento del contacto vuelve hacia fuera el pie de la pierna activa, orientando con éste movimiento, el sentido que vamos a dar al balón.

e.- MUSLO:

Si el balón cae más abajo del pecho (balones a la altura de la pelvis), las dos opciones que tiene el jugador son el interior del pie o el muslo. La forma más usual consiste en presentar la parte frontal del muslo en ángulo recto con la trayectoria del balón, es decir, colocar el muslo totalmente horizontal elevando la pierna para recibir el balón con el muslo relajado.

Para realizar un control con el muslo debemos:

- Colocarse en línea con la trayectoria del balón parta ofrecer la máxima amplitud de la superficie de contacto, evitando así cualquier desvío posible por un control deficiente.

- Presentar la parte frontal del muslo en ángulo recto con la trayectoria del balón.

- Retirar levemente hacia atrás el muslo en el momento del contacto para amortiguar el impacto y dejar el balón a los pies en disposición de ser jugado.

f.- PECHO:

El pecho es el lugar más adecuado para un balón que cae y da tiempo a controlarlo. Probablemente es  la superficie de contacto más segura para este tipo de controles a balones altos con trayectoria descendente.

Este tipo de controles suele realizarse habitualmente por los delanteros, quienes completamente de espaldas al adversario tratan de proteger el balón para jugar al apoyo de cara que puedan ofrecer alguno de los compañeros.

En trayectorias descendentes el tronco hacia atrás, iniciándose una flexión en las caderas para situar el pecho debajo del balón y en el momento del contacto el pecho retrocede de muelle gracias a una flexión de piernas.

En trayectorias paralelas el tronco se lleva hacia adelante con los brazos separados y en el momento del contacto el pecho se vacia adelantando las espaldas a modo de cesto para cobijar el balón.

Para realizar un control con el pecho debemos:

- Poner el cuerpo en línea con el balón con los pies bien apoyados en el suelo y adoptando una buena posición para mantener  un buen equilibrio.

- Orientar el cuerpo con respecto al jugador contrario y a la dirección hacia donde quiere realizar el control.

- Atacar el balón, tratando de realizar la acción lo más rápidamente posible para conseguir la mayor ventaja ante el contrario (justo al llegar el balón se saca un poco el pecho en dirección a él, para posteriormente relajarlo y retrocederlo según cita el Amortiguamiento).

- Ofrecer la parte superior del pecho como superficie amplia y segura a la hora de realizar este tipo de controles a balones que recibe por alto.

- Realizar un movimiento de amortiguación con el pecho en el momento del contacto con el balón para evitar que el balón salga rebotado lejos de su alcance.

- Girar el tronco en dirección a la zona elegida para seguir jugando el balón e inclina el cuerpo hacia delante para conseguir que el balón caiga cerca de sus pies.

 g.- CABEZA:

Se utiliza este tipo de control en balones altos con trayectoria descendente.

Aunque en los balones altos existe la posibilidad de realizar este tipo de controles con la cabeza, supone una mayor dificultad en la ejecución y no dota de tanta seguridad a la acción del control como puede dar el pecho, además de que el proceso de dominio del balón es mucho más lento y posibilita la presión del adversario.

Para realizar un control con la cabeza debemos:

- Situarse en línea con la trayectoria del balón para encararlo frontalmente.

- Hay que contactar con la frente y retirarla hacia atrás levemente en el momento del contacto para amortiguar el impacto (se utilizará la frente hacia arriba para controlarlo con el relajamiento y retroceso de esa parte de la cabeza igual que en las formas de control para balones aéreos).

- En el momento del contacto retroceso de los músculos del cuello, flexión de piernas (una adelantada) y brazos ligeramente separados del tronco.

- Cuanto menor sea el efecto rebote y mejor orientemos la frente tras el contacto, menor será el tiempo que el balón tarde en caer a nuestros pies, para poder ser jugado.

h.- EN BALONES A MEDIA ALTURA O CON BOTE:

En estos casos utilizamos distintas superficies de contacto dependiendo de la altura y trayectorias que traiga el esférico, pudiendo así llevar a cabo controles con muslo, abdomen, e incluso pecho, interior del pie, empeine o exterior del pie (tras bote).

Estas superficies son usadas como recurso ante la necesidad de reducir la fuerza con la que este tipo de balones suelen aproximarse hacia el jugador.

Para realizar un control en balones a media altura o con bote debemos:

1.- Atacar el balón buscando la realización más rápida posible de la acción.

2.- Poner atención especial en la fase de orientación del cuerpo, ligeramente inclinado hacia delante ya que el primer objetivo es el de controlar el balón y dejarlo rodando por el suelo cerca de los pies.

3.- Otro momento clave será el del contacto con el balón, ya que se debe amortiguar con eficacia, retirando levemente la superficie de contacto elegida para absorber el impacto.

4.- El tercer momento clave, que se realiza al mismo tiempo que los dos anteriores, es el de la protección del balón ya que la posible falta de seguridad (debida a la dificultad que encierra este tipo de acciones puede facilitar la intervención del adversario) tratando de apoderarse del balón.

En este tipo de controles se busca generalmente dejar el balón a los pies, ya que por su dificultad resulta demasiado arriesgado orientar el esférico en un sólo contacto.

Técnica individual: El control (3).

 

CLASES DE CONTROLES:

A.- CONTROLES CLÁSICOS:

Los controles clásicos como la parada (inmovilización total del balón), la semiparada (inmovilización del balón con una ligerísima orientación del mismo) y el amortiguamiento, han perdido hoy día su validez en el juego, debido a las exigencias de velocidad y a la reducción de espacios que presiden el fútbol actual.

Únicamente puede hacerse uso de ellas en circunstancias especiales del juego, como pueden ser, la necesidad de protección del cuero, o la necesidad y posibilidad de ralentizar el ritmo de juego.

a.- Parada:

Es aquel control que consiste en inmovilizar completamente el balón sirviéndose generalmente de la planta del pie.

El jugador se encuentra normalmente parado o estático y se suele utilizar en balones rasos, aunque también en balones altos.

Dada la lentitud que imprime esta acción al juego, se encuentra prácticamente desterrada del mismo, salvo raras excepciones.

b.- Semiparada:

Es aquel control que consiste en hacerse con el balón sin inmovilizarlo completamente y dándole una pequeña orientación a la salida del balón.

El jugador se encuentra normalmente parado o estático y se suele realizar en balones rasos. Aunque se puede efectuar con cualquier superficie del pie, y con el pecho y la cabeza, es el control típico que se realiza con el interior del pie al controlar con un ligero toque el balón quedando éste, ligeramente en movimiento. 

c.- Amortiguamiento:

Es aquel control que consiste en reducir la velocidad que trae el balón, para ello se relaja la parte del cuerpo con la que vamos a realizar el control y se retrasa un poco dicha superficie en el momento de contacto con el balón.

Por lo tanto, se pueden emplear todas las superficies de contacto y podríamos decir que es la acción inversa al golpeo, ya que en el amortiguamiento se reduce la velocidad del balón mediante el retroceso de la parte del cuerpo a emplear.

B.- CONTROLES ORIENTADOS:

Mientras en los controles clásicos se carece del sentido de la orientación, en el control orientado la finalidad es controlar y orientar al mismo tiempo el balón mediante un solo contacto, utilizando naturalmente, la superficie de contacto idónea más apropiada, teniendo en cuenta la siguiente acción que se quiera realizar.

La realización de esta técnica supone una gran ventaja debido principalmente a su velocidad, siendo al mismo tiempo muy dificultosa por la precisión técnica que se debe adquirir para una correcta realización.

Basta para ello, tras el contacto del balón con la superficie de contacto empleada, dirigir ésta con el balón hacia la nueva dirección a dar. La pierna de apoyo pivota entonces en el sentido deseado y el jugador está preparado a jugar el balón en la nueva dirección.

 Son la base del ritmo de juego moderno, y la única posibilidad de maniobrar con cierta soltura y garantías sin perder el sentido del juego.

En ellos, es fundamental el movimiento pivotante de la pierna de apoyo, sin el cual es imposible dar la orientación deseada al control.

Además de los controles con una simple finalidad de orientación, podemos también hablar de:

Controles-Pase:

Son aquellos en los que al amortiguar el balón aprovechamos para orientarlo, realizando un pase a un compañero, es el ejemplo típico de la “dejada” con el pecho o la cabeza a un compañero en mejor posición para el remate.

Controles-Regate:

El ejemplo más claro son los controles picados, en los que el contacto se establece tangencialmente al balón, imprimiendo una muy ligera fuerza que hace girar al balón con un efecto de rotación prosiguiendo el movimiento en la dirección deseada reduciendo notablemente su velocidad; puede ejecutarse con la punta del pie para elevar el balón, con el interior del pie pasando el balón por delante del jugador y contorneándolo, con el exterior del pie alejándose el balón del jugador y regresando por el efecto a su espalda (siendo éste el más utilizado como control regate).

Es obvio pues que todo control orientado va unido a otra acción técnica posterior como un pase, dribling, tiro, conducción, finta, etc.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris