Facebook Twitter Google +1     Admin

Estructura y partes de la sesión de entrenamiento.

20141001225826-ses11.jpg

ESTRUCTURA Y PARTES DE LA SESIÓN DE ENTRENAMIENTO.

La sesión de entrenamiento es una agrupación organizada, dentro de un sistema y de un método, de varios ejercicios destinados a cumplir una tarea. Es la unidad básica de trabajo y los ejercicios necesitan estar organizados para conseguir los objetivos.

Para ello organizaremos la estructura de la sesión de entrenamiento en tres partes diferenciadas:

A.- PARTE PREPARATORIA:

- Es una parte inicial o de activación, en la que se incluirán propuestas de calentamiento y de toma de contacto. Debe ocupar del 15 al 20 % de la sesión de entrenamiento.

- En la parte inicial de la sesión de entrenamiento se plantean dos objetivos fundamentales:

- Fisiológico: se cumple a través del calentamiento.

- Pedagógico: busca fomentar hábitos en el deportista, como la puntualidad, la disciplina, el respeto hacia el entrenador y los compañeros; además de explicar a los futbolistas las tareas que se realizarán en la sesión.

a.- Parte preparatoria de organización:

- El entrenador describe y explica a los jugadores lo que van a hacer durante la sesión de entrenamiento. Es decir, los contenidos y los objetivos de la sesión.

- El entrenador distribuye a los jugadores los ejercicios en el espacio disponible y en grupos para la siguiente parte.

b.- Parte preparatoria de calentamiento:

- Es la parte inicial de la sesión de entrenamiento en la que utilizamos ejercicios preparatorios para la parte principal. En realidad con el calentamiento lo que pretendemos es conseguir una aproximación a los contenidos que posteriormente se van a desarrollar en la parte principal de la sesión.

- El calentamiento (ver tema el “calentamiento” en este mismo blog) consta de dos partes:

+ Calentamiento general:

- El objetivo perseguido en esta parte es el de activar los sistemas muscular, cardiovascular y respiratorio, así como mejorar la contractilidad muscular gracias al aumento de su temperatura.

- Esto lo podemos conseguir a través de tareas muy genéricas ó a través de tareas específicas de baja intensidad (manipulaciones balón, conducciones, juegos motores, etc.).

- El utilizar tareas de estructura similar a las del juego nos permitirá preparar al aparato locomotor para esfuerzos posteriores, y mejorar la coordinación neuromuscular y el proceso relajación contracción entre músculos agonistas y antagonistas.

- Podríamos utilizar tareas en las que se desarrollen los aspectos coordinativos presentes en el juego (desplazamientos, saltos, giros, cambios de dirección, etc.) y tareas en las que intervenga el balón (pases, conducciones, etc.).

- Estas se realizarán a bajas velocidades en el modelo de contracción muscular. Los gesto-tipo deben realizarse a baja velocidad, ya que la coordinación intermuscular y la intramuscular aún no están suficientemente activadas. El énfasis se pone en la continuidad de las actividades en régimen aeróbico. Incluiríamos en esta fase el estiramiento pasivo, buscando un descenso en el tono muscular.

+ Calentamiento específico:

- Trataremos de preparar los sistemas neuromuscular, cardiovascular y respiratorio a la actividad posterior.

- Se busca acercar la exigencia motriz a la que nos vamos a encontrar en las tareas principales de la sesión. Utilizaremos tareas de estructura similar a las que se presentarán en la parte principal del entrenamiento. Por ejemplo: Si vamos a trabajar el desmarque como contenido principal, podríamos utilizar un juego motor de finta-engaño, así como un trabajo de control de balón con jugador en carrera y la coordinación entre el desmarque y el pase.

- Podríamos diseñar un calentamiento “a la carta” que desarrollara aspectos importantes para la mejora del contenido principal.

B.- PARTE PRINCIPAL:

- Es la parte central de la sesión de entrenamiento en la que figurarán actividades específicas y propuestas competitivas que simulen el juego real. Debe ocupar del 60 al 80 % de la sesión de entrenamiento.

- Esta parte está destinada a cumplir el objetivo específico de la sesión de entrenamiento.

- Es la parte donde se efectúa el trabajo más exigente correspondiente al objetivo de la sesión de entrenamiento.

- Los objetivos de las partes inicial y final quedan subordinados a los propósitos de la parte principal.

- Para lograr un mejor desarrollo de la parte principal de la sesión de entrenamiento se deben tener en cuenta algunas recomendaciones metodológicas:

+ Los ejercicios de velocidad se realizarán antes de los ejercicios de fuerza y éstos a su vez antes de los de resistencia.

+ Los ejercicios que presentan una coordinación más complicada deben situarse al inicio.

+ Realizar ejercicios de estiramientos después de combinaciones de ejercicios con una carga significativa sobre los músculos; esto permitirá una recuperación más rápida, y evitará que el cansancio se intensifique.

C.- PARTE FINAL:

- Es la parte final de la sesión de entrenamiento donde la intensidad es decreciente ya que se busca una reducción progresiva del trabajo de forma que el organismo del jugador vuelva lo más posible al estado inicial.

- Está compuesta por actividades cuya finalidad es la vuelta a la calma. Debe ocupar del 5 al 10 % de la sesión de entrenamiento.

- La sesión de entrenamiento no debe terminar repentinamente después del trabajo duro, se trata de realizar una disminución gradual del trabajo y llevar al organismo a un estado de recuperación.  Se deben realizar ejercicios de estiramiento, juegos, ejercicios de relajación y respiración, etc.

- También se puede aprovechar esta parte para realizar una autoevaluación por parte del futbolista y del propio entrenador analizando el trabajo realizado, observando y detectando las posibles deficiencias y errores.

 - Al igual que en la parte inicial, en ésta se deben cumplir unos objetivos:

- Fisiológico: se cumple a través de los estiramientos y vuelta a la calma.

- Pedagógico: Es aquí donde se analiza y evalúa el trabajo desarrollado.

- Psicológico: su propósito es motivar a los jugadores a continuar adelante con el esfuerzo durante los entrenamientos.

Sobre esta estructura básica de la sesión de entrenamiento, estructuraremos nuestras propuestas de sesión, con unos ciertos matices en función de la categoría:

- La duración de la sesión irá en aumento a medida que la edad de los jugadores sea mayor. En general suele ser de 45-60’ para benjamines, 60-75’ para alevines, 75-90’ para infantiles, 90-105’ para cadetes y 105’-120’ juveniles y adultos.

- Es conveniente recalcar que a la hora de dar los tiempos nos referimos a práctica real (sin contar el tiempo en vestuarios ni en preliminares), desde que el entrenador señala el principio de la sesión hasta que indica su fin.

- Los trabajos de calentamiento y vuelta a la calma estarán más acentuados en categorías superiores. Con los más pequeños, debido a su alto y constante nivel de activación, no será tan importante.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris