Facebook Twitter Google +1     Admin

Cómo empezar a formar un equipo competitivo desde los primeros entrenamientos de pre temporada? (parte 2ª)

20141001214142-entre4.jpg

El período preparatorio, conocido como pretemporada, es uno de los temas más importantes en la preparación de un equipo. Los equipos profesionales empiezan a ponerse a punto para el inicio de la competición, y los no tan profesionales (económicamente hablando) cuentas los días para empezar a hacerlo. Es raro el día de verano que no leamos sobre esto o aquello relacionado con este período, por tanto, puede ser buen momento para ordenar nuestras cabezas.

Sirva esta entrada para exponer algunas ideas personales sobre este período. Un diferente o igual punto de vista al tuyo, que no tiene mayor objetivo que el de crear inquietud y poder reflexionar sobre algunos aspectos que damos por sabidos. No pretendo defender o criticar una u otra forma de trabajar. Si estudiamos el pasado, aprenderemos que ¡todas las Metodologías ganaron trofeos!

1. El mito de la gasolinera.

Desde que se empezara a concebir el entrenamiento del fútbol como la mejora de los cuatro componentes que lo forman (Física, Táctica, Técnica, Psicológica), quizás por primera vez en el Este de Europa, el componente físico pasó a tener una importancia extrema. Se trajeron las Metodologías de Entrenamiento usadas en los deportes individuales, principalmente del atletismo, lo que provocó algunas consecuencias que aún hoy en día siguen vigentes: la importancia extrema al período preparatorio, donde se debe conseguir una gran forma deportiva (forma física?) que sustente el calendario competitivo.

Principal problema? la pretemporada en fútbol es muy corta, cortísima. La exigencia competitiva abarca la mayoría del año, y por eso, el tiempo de preparación exento de competición es escaso, al contrario que pasa en algunos deportes individuales donde estas variables se intercambian. De la mano de esta corriente, es común encontrar a entrenadores y preparadores físicos con la máxima de "en pretemporada llenamos el depósito."

Pese a que hoy en día esta creencia está algo más desmitificada que antaño, aún son muchos los que la siguen exponiendo.

Quizás lo más lógico sería pensar y concebir que tenemos unas semanas sin competición, unas semanas sin la presión de ganar o perder, y a partir de ahí ver qué objetivos podemos marcarnos para este período. Unos objetivos que podrían ir más allá de ponernos a punto (físicamente).

2. Partidos de pretemporada: el rival. Rival más fuerte?, Rival más débil?, Importa?, Es el resultado algo a tener en cuenta?.

Dice el psicólogo deportivo José Carrascosa que "debemos dar éxito al futbolista". Nuestro equipo no puede irse del entrenamiento sin un buen sabor de boca, sin la sensación de éxito, de confianza.

Y, no es el partido de pretemporada un entrenamiento más? La confianza que da una victoria es recordada y respetada por todo entrenador, sin embargo vemos como muchos prefieren escoger rivales más fuertes para que después los rivales competitivos parezcan más débiles, aunque el resultado pueda no ser positivo.

Es esto bueno? en mi opinión no, y no sólo desde el punto de vista psicológico, donde el equipo y su entorno, gracias a las victorias, tendrá un clima mucho más favorable para afrontar el inicio competitivo. También desde el punto de vista del juego. Si tu idea de juego, concebida y entrenada, es basar tu juego en pasar gran parte del partido en organización ofensiva, dominio y control del juego a través del balón, y te enfrentas a cuatro rivales de una categoría superior, este hecho tan fundamental no se dará. Y en el caso contrario tampoco. Si juegas con rivales de menor categoría y tu idea es opuesta a la anterior, tu forma de jugar estará muy influenciada por esos rivales, y esos ensayos que tienes pensados, no se darán, restando calidad a tu preparación.

Pese a que siempre habrá condicionantes, como pueden ser compromisos del club u otras variables, quizás lo mejor sería buscar rivales que se asemejen a lo que te encontrarás en competición (en relación al juego) y que preferiblemente nos vayan a aportar éxito. Sin duda una tarea compleja de llevar a cabo, pero, por qué no?

3. La doble sesión.

Si el motivo de la doble sesión es el de implantar una mayor carga física, creo que puede ser una opción desacertada. Volveríamos al punto uno ya tratado, donde hablamos sobre el cargar las pilas. El acostumbrar a nuestros futbolistas a lo que se encontrarán durante toda la temporada debería ser uno de los objetivos principales de este período. Y exponer a "palizas" a los nuestros durante estos días puede que no sea el mejor camino para llegar a ello.

Entonces, qué puede tener de positivo realizar doble sesión?

El entrenador portugués Guilherme Oliveira, nos explica el por qué los equipos de José Mourinho realizan dobles sesiones.

Debido a que los ejercicios realizados por el Cuerpo Técnico de Mourinho son realizados a la máxima intensidad de concentración, es decir, el jugador está constantemente tomando decisiones (en relación al Modelo pretendido). No pueden concebir un ejercicio donde esa intensidad no sea máxima.

No pueden querer que durante un determinado ejercicio, los Principios que se quieran cumplir, no lo hagan. Por tanto, durante la pretemporada, fracciona los ejercicios un mayor número de veces, teniendo más repeticiones, pero más cortas, y divididas entre dos sesiones.

Así, el tiempo total de ejercitación (de Intensidades) sumado en ambas sesiones, es un número parecido al total de una sesión durante la temporada.

(Este articulo titulado: “La pretemporada: ¿Un período especial?” es obra de Gonzalo Escudero, Estudiante en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (INEF - Madrid). Metodología en Fútbol en la Universidad de Oporto).

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris