Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2009.

¿Sábes 25 razones para que los niños que se inician en la escuela (pre-benjamines y benjamines) jueguen al fútbol con el balón del número 4 y no con el del número 5?

20091208205747-20080618-25-razones-para-que-ninos-jueguen-con-el-balon-n-4.-f-1-.jpg

Área de Salud

El balón nº 4...

1.- No daña la cápsula articular del tobillo y de la rodilla a la hora del impacto del pie con el balón.

2.- No produce el conocido síndrome de Osgood-Schlatter.

3.- Evita lesiones en la columna vertebral (parte cervical) y micro-fisuras en el cráneo por golpes fuertes en la cabeza.

4.- Evita posibles traumatismos por impactos en el resto del cuerpo todavía frágil del niño, por ejemplo cuando defiende un tiro libre en una barrera.

5.- No causa daños en los pies de jugadores poco expertos (practicantes).

Área de Psicología

El balón nº 4…

6.- Da más confianza al joven jugador, pues permite a éste acertar un mayor número de veces en sus jugadas, lo que contribuye al desarrollo de su autoestima y personalidad.

7.- Favorece el desarrollo de la creatividad, la fantasía y la imaginación del joven jugador por ser más manejable que el balón reglamentario.

8.- Da más alegría al juego, y evita el miedo del jugador en algunas situaciones del juego a hacerse daño o lesionarse.

9.- Aumenta considerablemente la motivación (entre otras cosas, porque se marcan más goles).

Área del desarrollo de comportamientos tácticos

El balón nº 4...

10.- Disuelve mejor las frecuentes aglomeraciones de jugadores entre 8 y 13 años alrededor del balón.

11.- Mejora las capacidades perceptivas de todos los jugadores, porque su menor peso permite a todos participar en cualquier instante en el juego de campo reducido.

12.- Mejora el juego sin balón, porque son más los jugadores que pueden ser alcanzados por el portador del balón y participan mental y físicamente en la jugada. Así, el equipo aprende a ubicarse mejor en el campo y a no concentrarse en las cercanías del balón.

13.- Mejora la dinámica del juego, garantizando un ritmo de juego que se parece más al de los adultos, pues el balón corre más rápido. Así, los parámetros de tiempo y espacio se acercan más al juego de los adultos.

14.- Exige más velocidad de reacción del portero, y facilita la entrega del balón por medio de un pase, ya que su interceptación es más difícil.

15.- Permite la realización de cambios de orientación en ataque, lo que resulta prácticamente imposible con el balón nº 5 (reglamentario).

16.- Incentiva la ejecución de remates desde media y larga distancia, como en el fútbol de los adultos.

17.- Favorece el juego limpio, porque aumenta la peligrosidad de los tiros libres (incluidos el penalti y el saque de esquina) y perjudica en mayor medida al equipo infractor.

18.- Evita el éxito frecuente de la defensa-presión en el fútbol formativo.

19.- Facilita la aplicación de los fundamentos tácticos generales en ataque, como la anchura y la profundidad.

Área de la ejecución de gestos técnicos

El balón nº 4…

20.- Facilita la ejecución de los gestos técnicos (como el pase, la conducción, el regate, la finta, el remate y el saque de banda, con excepción del control del balón). Los movimientos se producen de forma más natural.

21.- Aumenta la velocidad de ejecución de los gestos técnicos, lo que se traduce en menos errores y más goles.

22.- Facilita el juego aéreo (pases altos, centros y juego de cabeza).

23.- Obedece mejor las órdenes del niño, cuyo tamaño del pie se adapta mejor al menor peso y circunferencia del balón nº 4. El niño tiene una mayor sensibilidad con este balón.

24.- Exige más capacidades coordinativas y habilidad que fuerza explosiva. Así, se da más importancia y se favorece más al jugador hábil que al jugador acelerado en su desarrollo físico.

25.- Favorece el desarrollo de la lateralidad (empleo más frecuente del pie menos hábil).

 Autor: Horst Wein (Licenciado en educación física y formador de fútbol)

¿Qué es el síndrome de Osgood-Schlatter?

20091208214820-child-knee-osgood-intro01-1-.jpg

El síndrome de Osgood-Schlatter es un trastorno doloroso de la rodilla que suele ocurrir en personas jóvenes y activas. Casi siempre mejora con el descanso y un simple tratamiento.

El síndrome de Osgood-Schlatter es una de las causas más comunes de dolor en la rodilla de los deportistas jóvenes. Causa hinchazón, dolor y sensibilidad al tacto justo debajo de la rodilla sobre el hueso de la tibia. Ocurre en su mayoría en niños que están teniendo una fase de crecimiento acelerado durante sus años pre-adolescentes o durante la adolescencia. Una o ambas rodillas pueden verse afectadas.

¿Quiénes desarrollan este problema?

El síndrome de Osgood-Schlatter es más frecuente en muchachos de 11 a 15 años de edad, pero puede ocurrir también en niños más jóvenes y a veces en niñas. La causa de este problema suele ser el uso excesivo de la rodilla, por lo que el problema es común en muchachos que practican deportes en los que deben correr y saltar, como básketbol, fútbol y gimnasia.

¿Cuáles son los síntomas?

Si has sentido un dolor agudo debajo de la rodilla al hacer deporte u otra actividad, es posible que tengas el síndrome de Osgood-Schlatter. Este problema consiste en la irritación del abultamiento situado debajo de la rodilla. Otros síntomas comunes son: Un dolor difuso en la rodilla al estar en reposo e hipersensibilidad e inflamación debajo de la rótula

¿Qué causa la enfermedad de Osgood-Schlatter?

Se cree que la enfermedad de Osgood-Schlatter es causada por la tirantez de los músculos grandes y fuertes que están en la parte anterior del muslo llamado el cuadriceps. El cuadriceps se junta con los tendones de la rótula que corren a través de la rodilla hacia la tibia para conectar las músculos a la rodilla. Cuando el cuadriceps se contrae los tendones de la rótula pueden comenzar a alejarse del hueso de la pantorrilla causando dolor.
La enfermedad de Osgood-Schlatter usualmente desaparece con el tiempo. Cuando el niño deja de crecer el dolor y la hinchazón deben desaparecer pues los tendones de la rótula se hacen mucho más fuertes. Solo rara vez la enfermedad de Osgood-Schlatter persiste más allá de la etapa del crecimiento.

¿Cuál es el tratamiento para la enfermedad de Osgood-Schlatter?

El médico puede decirle al niño que disminuya el tiempo que pasa jugando hasta que el dolor se le haya ido durante dos a cuatro meses. Puede ser que el niño tenga que evitar cualquier actividad que requiera doblar la rodilla demasiado, o que el niño también tenga que correr a menos velocidad o durante menos tiempo y saltar con menor frecuencia.

¿Cómo debe tratarse el dolor de la rodilla?

Si el dolor aparece, debe aplicarse hielo a las áreas involucradas. Usar hielo puede ayudar a prevenir la hinchazón y el dolor. La rodilla debe estar envuelta con un vendaje elástico y levantada.

Una manera para ayudarle a acordarse de estos cuatro pasos básicos de tratamiento es pensar en la palabra "DICE".

D = Descanse la rodilla de la actividad que le produce dolor

I  =  Hielo en el área afectada durante 20 minutos tres veces al día.

C = Comprima el área con dolor por medio de un vendaje elástico.

E = Eleve la pierna.

Si estos pasos de tratamiento no funcionan, el médico puede sugerirle que el niño use refuerzos para ayudar a disminuir la tensión en los tendones de la rótula y en el cuadriceps. Los calmantes para el dolor tales como la aspirina y el ibuprofeno pueden disminuir el dolor y la hinchazón. Su hijo puede necesitar usar muletas durante algún tiempo para que pueda sanarse por completo. Como última opción, el médico de su niño puede sugerir la cirugía.

¿Cuánto se tardará para que el dolor de la rodilla mejore?

Se puede tomar varias semanas o meses para que el dolor pare por completo. Cuando el dolor desaparece por completo el niño puede regresar lentamente a su nivel de actividad previo.

¿Hay algo que pueda hacerse para prevenir que la enfermedad vuelva a ocurrir?

El médico puede prescribirle al niño algunos ejercicios para hacer en casa o con un fisioterapeuta tales como levantamientos de la pierna estirada, doblar las piernas y contracción del cuadriceps con el objeto de fortalecer el cuadriceps y el tendón de la corva. Esto debe ayudar a prevenir problemas futuros. Mientras que el niño se está recuperando se debe aplicar hielo en la área después del ejercicio para prevenir dolor e hinchazón.

En la mayoría de las personas la enfermedad de Osgood-Schlatter desaparece por si sola con un poco de descanso y tiempo. Si el niño la ignora o si sigue jugando a pesar del dolor, la enfermedad puede empeorar y puede hacerse más difícil de tratar.



¿Cómo deberían actuar los padres de los jugadores de fútbol?

20091211222529-futbol-1-.jpg

Este es un artículo anónimo, alguien lo redactó algún día muy acertadamente y lo publicó. Es un artículo para reflexionar, sobretodo los que son padres de niños que empiezan a jugar al fútbol, aunque también metería en este paquete a todos los que algún día quizá lo seamos, e incluso, cómo no, a cualquiera que acuda a un campo a ver un partido de fútbol base. Se llama Papá, ¿qué estás haciendo?. 

 

No sé cómo decírtelo. Seguramente piensas que lo estás haciendo por mi bien, seguramente piensas incluso que lo haces para ayudarme, incluso puede ser que pienses que hasta me haga falta que lo hagas, pero de verdad, créeme, no puedo evitar sentirme raro, molesto, mal...

Me regalaste un balón cuando apenas empezaba a andar y aún no iba ni al colegio cuando ya me quisiste apuntar a fútbol...
Me gusta entrenar durante la semana, me gusta jugar al fútbol, me gusta bromear con mis compañeros y jugar el partido de los sábados cómo hacen los equipos de la tele. Pero cuando vas a los partidos...no sé, ultimamente ya no es como antes, ya no me das una palmadita en la espalda cuando termina el partido, ni me dices lo bien que lo he hecho y ni me invitas a una coca-cola...ya no...

Ahora, cuando empieza el partido, vas a la grada pensando que todos son enemigos; insultas a los árbitros, a los entrenadores, a los jugadores...incluso a otros padres!..... ¿Por qué has cambiado? Creo que sufres, y la verdad, no lo entiendo. Me repites que soy el mejor, que los demás no valen nada a mi lado, que los que digan lo contrario se equivocan, que el bueno ahí soy yo y que me faltan buenos compañeros alrededor...me dices, incluso, que ya solo vale ganar...hasta cuándo perdemos parece que te sientes dolido...

Ese entrenador del que dices que es un inepto y que no tiene ni idea es mi amigo, es el que me enseña en cada entrenamiento cosas nuevas, es el que hace que me divierta cada semana participando en juegos y ejercicios con mis amigos...

¿Te acuerdas del chaval que salió el otro día en mi puesto? Sí, aquel que estuviste toda la mañana criticando porque "no vale para nada, mejor que se dedique a otra cosa" cómo tú dices, ¿te acuerdas? Pues ese chico va a mi clase, cuando lo vi el lunes en el colegio no sabía como mirarle, me sentía mal papá, mal por tí, sentí vergüenza...

No quiero decepcionarte, me da miedo no ser el super jugador que tú esperas que sea. A veces pienso que no tengo la suficiente calidad, que no soy tanto como tú dices, y que no llegaré a ser profesional, ni siquiera al primer equipo de nuestro club, como tú quisieras....y esto me crea bastante presión, miedo...es que me agobias...hasta he pensado en dejarlo; pero me gusta tanto...me encanta jugar al fútbol, me encanta estar con mis amigos en el equipo...

Papá, por favor, no me obligues a decirte....que no quiero que vengas más a verme jugar.

11/12/2009 21:57 entrenadordefutbol #. - el entorno

¿Cuáles serían unos buenos consejos para los padres de los jóvenes futbolístas?

20091211224050-artfs-1255699971-1-.jpg

Saber exigir lo justo a un hijo es importante

  1. No debes valorar a tu hijo en cada acción que haga.
  2. Debes preocuparte más por su formación deportiva que por los resultados que vaya teniendo el equipo al que pertenezca.
  3. Debes darle libertad a tu hijo para que tome sus propias iniciativas.
  4. No debes juzgarlo en todo momento.
  5. No debes contradecir al entrenador ni darle indicaciones técnicas.
  6. Sistemáticamente no debes de premiar a tu hijo por su rendimiento deportivo.
  7. Debes hablar con tu hijo de muchos temas y no  fijar únicamente vuestras conversaciones en el deporte que practica.
  8. Tu hijo no podrá dar el máximo en cada actuación. Hay que saber comprenderlo.
  9. No cambies la actitud con tu hijo por su valía deportiva.
  10. No debes compararlo con nadie y valorarlo en su justa medida según sus propias posibilidades.

La importancia de la relación Padre - Entrenador

  1. Involúcrate en el equipo en la medida que lo requiera el entrenador.
  2. No des indicaciones a tu hijo en el terreno de juego.
  3. Debes mantener una conversación fluida con el entrenador.
  4. Preocúpate por el desarrollo de tu hijo basándote en las apreciaciones que te haga el entrenador.
  5. No discutas sobre cuestiones técnicas con el entrenador.
  6. No valores negativamente al entrenador en presencia de tu hijo.
  7. El entrenador es mucho más que eso y también forma parte de la educación de tu hijo.
  8. Ten un contacto cordial con el entrenador por el beneficio de tu hijo.
  9. El entrenador es un formador y la parte técnica no deja de ser un complemento de lo principal que es la educación de tu hijo.
  10. Valora el trabajo del entrenador y nunca te consideres por encima de él, sobre todo en el apartado técnico. En el aspecto educativo-formativo colabora con él.
11/12/2009 22:39 entrenadordefutbol #. - el entorno

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris